"La verdad sobre el amor" revela algunos interrogantes que rodean a este noble sentimiento. EFE/ Siruela
¿Lo sabes todo sobre San Valentín?

El amor y sus verdades

¿Por qué a Cupido se le representa con los ojos vendados? ¿Por qué el corazón es el órgano que simboliza el enamoramiento? El amor suscita muchas preguntas, pero para casi todas hay respuesta

Madrid, ene (EFE).- Si hay algo seguro sobre el amor es el carácter inexacto, voluble e incomprensible con el que se manifiesta, porque el amor no es empírico, no es un recetario o un reglamento donde las premisas siempre se cumplen. Esa inexactitud lo convierte en algo mágico, aunque hay mitos que suelen cumplirse.

“La verdad sobre el amor” (Siruela), de Philip Ardagh, sienta cátedra sobre las cuestiones amorosas que nos traen de cabeza y relata las historias, supersticiones y mitos más graciosos que se asocian al amor de pareja, celebrado por unos el catorce de febrero y vilipendiado por otros que se creen a salvo de su influjo.

Tirar el ramo el día de la boda esconde historia, como todas las creencias sobre el amor. EFE/ Axel Heimken

Tirar el ramo el día de la boda esconde historia, como todas las creencias sobre el amor. EFE/ Axel Heimken

¿Por qué el corazón es el símbolo del amor? ¿Por qué se representa a Cupido con los ojos vendados? ¿Por qué se elige el catorce de febrero para festejar San Valentín? ¿Por qué las novias lanzan el ramo el día de su boda? Éstas y otras cuestiones quedan resueltas en el libro de Philip Ardagh:

Cupido, ese dulce angelito: Al hijo de Venus y Marte no se le aprecia la mirada porque se le representa con una venda sobre los ojos para simbolizar que el amor es ciego. Su voluntad es a veces muy caprichosa y puede provocar un desastre (amoroso) con su desatino, aunque otras veces sus flechas son mucho más certeras.

El corazón, un órgano convertido en símbolo: El corazón “late más deprisa” cuando estamos cerca de la persona amada, explica Ardagh, y ese es el motivo de que este órgano se asocie al sentimiento que provoca sonrisas y lágrimas a partes iguales.

¡Ramo va!: Las bodas están cargadas de supersticiones que hasta los más racionales prefieren cumplir, por aquello de ahuyentar a la mala suerte. No ver a la novia antes de la ceremonia o lanzar el ramo entre las invitadas para saber quién será la siguiente (¿afortunada?) en comprometerse y darse el “sí, quiero” son algunas de las costumbres más extendidas en Occidente.

El gesto de lanzar el ramo es una tradición americana inspirada en un ritual que se remonta al siglo XVIII y durante el cual los invitados tiraban medias al novio y a la novia metidos en una cama.

El anillo, de oro y en el anular: La alianza que simboliza la unión eterna de dos enamorados no puede ser cualquier tipo de alhaja. La idiosincrasia de la cultura occidental sugiere que el anillo sea de oro, material que representa la pureza y la belleza, y que se coloque en el dedo anular.

Los antiguos egipcios creían que existe “una vena de sangre” o nervio que va desde el anular de la mano izquierda al corazón, ese órgano que “representa el asiento del amor dentro del cuerpo”, y esta es la explicación de que se prefiera este dedo.

Philip Ardagh, autor de "La verdad sobre al amor". EFE/ Siruela

Philip Ardagh, autor de “La verdad sobre al amor”. EFE/ Siruela

Duelo de diosas: la mitología clásica habla de bellas y sensuales diosas capaces de someter con su indomable feminidad al más terco de los hombres. En la mitología griega, esta deidad era Afrodita, mientras que en la romana se la conocía como Venus.

Los antiguos egipcios veneraban a la diosa Hathor (a la que se representaba con forma de vaca) y los vikingos tenían a Freya, quien se desplazaba en una carroza tirada por gatos. Distintos nombres para representar el amor, la belleza y el reinado de lo femenino.

El catorce de febrero, día del amor: El día de San Valentín debería de celebrarse todos los días, pero para saciar la vena consumista lo festejamos con regalos el catorce de febrero.

Sin embargo, la elección de este día no es casual, sino que se remonta a una creencia del siglo XIV que se extendió en Inglaterra y Francia, donde el pueblo llano pensaba que el catorce de febrero era el día que elegían los pájaros para escoger a sus compañeras. EFE.

 

Tagged with: , ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies