EFE/PROHIBIDO SU USO EN COREA DEL SUREFE/PROHIBIDO SU USO EN COREA DEL SUR

Estilazo Dylan en cinco pasos

El Premio Nobel de Literatura de Bob Dylan, sin duda merecido, está moviendo miles de comentarios en todo el mundo. Para no ser menos, nos sumamos a la ceremonia de la confusión y pedimos ya la Aguja de Oro para este artista que con su estilo lleva marcando maneras desde hace ya más de cincuenta años

Bogotá (EFE).- El cantante y compositor Bob Dylan ha sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura este jueves por “haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la  canción estadounidense”, en palabras de la Academia Sueca.

Juan Carlos Gomi, bloguero musical de Efe Estilo

Juan Carlos Gomi, bloguero musical de Efe Estilo

Su premio, sin duda merecido, está moviendo miles de comentarios en todo el mundo. Para no  ser menos, nos sumamos a la ceremonia de la confusión y pedimos ya la Aguja de Oro para este artista que con su estilo lleva marcando maneras desde hace ya más de cincuenta años.

El estilazo de Dylan, digno de pasarela

Aquí contamos las cinco claves para ser un Dylan de pasarela.

GAFAS DE SOL

Sus gafas Ray Ban Wayfarer son ya parte esencial de la cultura pop del siglo XX. Es más, nos atrevemos a decir que el hecho de que la gente use gafas de sol por la noche es una influencia directa del gran Bob.

Repasando la historia del mundo occidental nos damos cuenta que el primer personaje que usó gafas de sol en la oscuridad ha sido Dylan. Después fue copiado miles de veces por jóvenes y ancianos de fiesta nocturna o tertulia alcohólica. Unos buenos cristales opacos sirven de antifaz y permiten que tu estado anímico –perjudicado por la noche y sus aditivos- no quede en evidencia a primer vista.

Sin duda, sobre el escenario, eres más estrella como se puede comprobar en este vídeo.

 

 

CHALECO

La petulancia arisca como estilo de vida es otra de las aportaciones de Dylan a la cultura universal. Ese aire chulesco que derrama cuando canta ha creado escuela. Ejemplo de ello es una de sus primeras canciones “Subterranean Homescik Blues”(1965). En el vídeo aparece con un chaleco que ha sido icónico en la historia del pop.

Algunos como Bono de U2 se atrevió a salir con chaleco a pelo –eran los ochenta en “With or Without you”-, otros lo han asociado al folclore castellano leonés…nosotros nos quedamos con Dylan y sus pantalones ajustados. El vídeo también ya se estudia en las universidades de pago.

 

 

 

PELAZO

Mucho se habla de la peluquera de Beyonce o de las crestas de la movida punk. Naderías, nada comparable al pelazo de Dylan. Desde su hambrientos inicios en el Greenwich Village de Nueva York hasta la edad madura que ahora padece, el también conocido como Robert Zimmerman siempre ha mostrado una cabellera envidiable.

En sus inicios tiraba de tupé enredado para pasar después a un estupendo peinado rizado a lo afro. En ningún caso, pelo lacio o flequillo a lo Justin Bieber…por no hablar de los vaivenes del peluquero de Bono, el irlandés del chaleco sin camisa.

Él siempre ha sido fiel a una mata natural dejando calvo al resto de su generación.  Y sin caspa. La ropa negra que suele usar le delataría. ¿Y qué champú usará en su tiempo libre?

 

 

 

 

SOMBREROS

La afición a los sombreros del maestro Dylan viene de lejos. Desde un pañuelo blanco anudado en la cabeza hasta el Cordobés que pasea por el mundo, el viejo de Minnesota se cuida muy bien de los resfriados, gripas y retrovirus tapando la sesera.

 

 

bob dylan un icono de estilo hoy nobel

EFE/gb

 

También puede aparecer con un sombrero blanco –el pasado fin de semana en Desert Trip de California- o con la gorrita negra del proletariado recuperada en los primeros sesenta. Eso sí, nada de sombreros de mariachis o gorras de beisbol. La elegancia en la cabeza es la norma.

 

 

 

 

NARIZOTAS

Para los que tenemos una buena protuberancia en la cara, la nariz de Dylan ha sido siempre un consuelo. Bob siempre se ha llevado a las chicas de calle y eso significa mucho.

Se habla de su ascendencia judía, de la cábala o de su conversión al catolicismo pero a la hora de la verdad, si tienes éxito en el bando femenino, la religión pasa a un discreto segundo plano.

No nos engañemos, si un tipo con esa napia es capaz de ganar el nobel de literatura la venganza de Cyrano de Bergerac ya está cumplida. ¿Hay algo más estiloso o literario que una buena nariz? Como decía el maestro Zimmerman, la respuesta está en el viento.EFE

 

 

 

 

 

Tagged with: , , ,
Posted in Blogs

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies