• Bordado de uno de los vestidos del musical. EFE/ Isabel Peláez
  • Actrices de "Por los ojos de Raquel Meller" posan con el director y diseñador del vestuario, Hugo Pérez. EFE/ Isabel Peláez
  • La actriz Maribel Per interpreta a Raquel Meller. EFE/Isabel Peláez
  • Pendientes pintados a mano diseñados por Hugo Pérez. EFE/ Isabel Peláez
Bordado de uno de los vestidos del musical. EFE/ Isabel PeláezActrices de "Por los ojos de Raquel Meller" posan con el director y diseñador del vestuario, Hugo Pérez. EFE/ Isabel PeláezLa actriz Maribel Per interpreta a Raquel Meller. EFE/Isabel PeláezPendientes pintados a mano diseñados por Hugo Pérez. EFE/ Isabel Peláez
Teatro ambientado en los años 20 y 30 del siglo XX

El estilo del cuplé

“Por los ojos de Raquel Meller” es un musical que recorre la vida de esta cantante y, además, se convierte en un espectáculo visual que sintetiza el estilo de toda una época

Madrid,  (EFE).- Raquel Meller fue una cantante española de cuplé que llenó los teatros de medio mundo interpretando canciones como “La Violetera”. Además, su personalidad arrolladora ha inspirado el musical “Por los ojos de Raquel Meller“, un espectáculo que revive su carisma y refleja el estilo de toda una época.

Una de las actrices del espectáculo se prepara en el camerino. EFE/ Isabel Peláez

Una de las actrices del espectáculo se prepara en el camerino. EFE/ Isabel Peláez

El vestuario de la obra, producida por Juanjo Seoane, proyecta los gustos y la moda de los años 20 y 30 del pasado siglo, pero, sobre todo, se convierte en una importante “vía de comunicación” para transmitir al público la personalidad de Meller, una mujer “contaminante e impetuosa”, según explica a Efe Estilo el director de la obra y diseñador de su guardarropa, Hugo Pérez.

Hugo Pérez ha observado cuidadosamente las fotografías de la Meller para reproducir, casi de forma artesanal y “con mucho mimo”, el vestuario que lució la cupletista en sus actuaciones internacionales.

De mantillas a vestidos de seda

La actriz que interpreta a Raquel Meller, Maribel Per, comparte con la tonadillera “su carácter”

Mantillas, mantones y vestidos con encaje y seda son las joyas que Pérez ha diseñado para captar “la esencia” de los personajes, interpretados por reconocidos artistas que, como la actriz Maribel Per, en la piel de Raquel Meller, embaucan de tal forma que, a veces, “es difícil despegarse de ellos”.

Vestidos que se utilizan en el musical. EFE/ Isabel Peláez

Vestidos que se utilizan en el musical. EFE/ Isabel Peláez

Esto lo ha advertido la intérprete, con rulos en la cabeza y probándose uno de los trajes más llamativos del “show”, un vestido tapizado en rojo, azul y verde con corpiño bordado en plata. Y es que, en los camerinos del madrileño teatro Reina Victoria, los actores soportan un ritmo frenético de maquillaje, peluquería y cambios de vestuario.

Meller (1888-1962) fue una luchadora, una heroína de su tiempo que, siendo solo una modista, logró besar el cielo del éxito. “Comparto muchos rasgos con ella”, explica Per, “sobre todo el férreo carácter“.

El diseñador se ha inspirado en la ropa que luce Meller en sus fotografías. EFE/ Isabel Peláez

El diseñador se ha inspirado en la ropa que luce Meller en sus fotografías. EFE/ Isabel Peláez

Los complementos son “imprescindibles” para que la puesta en escena sea verosímil y consiga transportar al público a una época cargada de magia y costumbrismo. Pendientes pintados a mano, pelucas, pestañas postizas, relicarios, pulseras tipo semanario, redecillas en el pelo, mitones (guantes) y abanicos con plumas de pavo real completan la parafernalia de este teatro musical.

Vestuario artesanal

La obra se estrenó en 2006 y, desde entonces, la acogida del público ha sido “fabulosa”, agradece Hugo Pérez, quien acude a tiendas de segunda mano, anticuarios y todo tipo de comercios “vintage” para construir un vestuario en el que lo artesanal se mezcla con lo moderno. Cada canción requiere de un vestido diferente, así que los trajes solo duran cinco minutos en escena.

Raquel Meller no solo conquistaba a los “don juanes” más cotizados de la época, sino que también inspiró a las damas de los años 20 del siglo pasado con su forma de vestir y de ser. La aragonesa era tan testaruda que incluso rechazó a Charles Chaplin, cuando éste le ofreció un papel en “Luces de la ciudad” (1931).

La vida de la gran tonadillera continúa desbordando al público, y, desde luego, el vestuario tiene mucho que ver en ese espectáculo de época que recorre la vida de una estrella hasta su ocaso en la Guerra Civil. EFE.

 

Tagged with: ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies