En la foto, la actriz Carey Mulligan que encarna el papel de Daisy Buchanan en la pelicula. EFE /Matt Hart En la foto, la actriz Carey Mulligan que encarna el papel de Daisy Buchanan en la pelicula. EFE /Matt Hart

El filme “El gran Gatsby” reaviva el interés por la novela

Imparable aumento de ventas del clásico literario de Fitzgerald gracias a la lujosa adaptación cinematográfica de Baz Luhrmann

Los Ángeles (EFE).- Los 51 millones de dólares recaudados por “El gran Gatsby” en su estreno han reavivado el interés en EEUU por F. Scott Fitzgerald, cuya obra ha experimentado un imparable aumento de ventas tras conocer finalmente el éxito en Hollywood gracias a la lujosa adaptación cinematográfica de Baz Luhrmann.

El clásico literario de Fitzgerald sobre el “espejismo espléndido” de Nueva York en la era del jazz lleva dos semanas en el puesto número dos entre los libros más vendidos de Amazon, sólo por detrás de “Inferno”, de Dan Brown, si bien su presencia en el top 100 es constante, ya que no ha abandona esa lista desde hace más de dos años.

Carey Mulligan y Leonardo Di Caprio en una secuencia de la película. Warner

Carey Mulligan y Leonardo Di Caprio en una secuencia de la película. Warner

Las ventas del libro se han cuadriplicado

Sin embargo las ventas de su versión en papel se han cuadruplicado respecto a sus cifras hace un año, mientras que las ventas de su versión para Kindle son 10 veces superiores, según esa plataforma.

“Son cifras muy altas”, dijo Sara Nelson, directora editorial de libros para Amazon.com, al portal Page Views. “No recuerdo, en mi experiencia aquí hasta ahora, un aumento tan grande”, agregó.

El renovado interés por la novela, publicada en 1925, ha hecho que incluso la tumba de Fitzgerald y la de su esposa, Zelda, sean mucho más visitadas que de costumbre.

Las visitas a las tumbas de Fitzgerald y de su esposa Zelda “se han triplicado en la última semana”

“Normalmente vemos a algunos curiosos entre semana”, dijo el reverendo Robet Amey, de la Iglesia de Santa María en Rockville (Maryland), donde están enterrados ambos, al diario Washington Post. “Ese número se ha triplicado en la última semana”, añadió.

Flores, calderilla, licores varios, estilográficas y notas de admiración adornan estos días su mausoleo, pero la fijación por los Fitzgerald a raíz del filme de Luhrmann también se observa en la publicación de tres novelas acerca del matrimonio en las últimas semanas.

Es el caso de “Z: A Novel of Zelda Fitzgerald”, de Therese Anne Fowler; “Beautiful Fools”, de R. Clifton Spargo, y “Call Me Zelda”, de Erika Robuck.

 

Las ventas de “El gran Gatsby”, un referente en las escuelas estadounidenses que representa la quintaesencia del espíritu americano y el anhelo de reinventarse y dejar el pasado atrás, han ido en aumento desde que en enero el estudio Warner Bros. lanzase el primer tráiler de la película protagonizada por Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire, Carey Mulligan y Joel Edgerton.

Fitzgerald no supo de su éxito en Hollywood

Fitzgerald, que en vida nunca disfrutó del éxito en Hollywood, también se ha reinventado con la ayuda de Luhrmann.

El autor, en busca de dinero, se trasladó al sur de California a finales de la década de 1930 y trabajó sin acreditar para el estudio MGM en guiones como “Madam Curie” (1943) e, incluso, “Lo que el viento se llevó” (1939), pero nunca obtuvo reconocimiento alguno.

De hecho, la mayor suma que ganó por una producción de Hollywood fue cuando vendió los derechos de su novela “El gran Gatsby” por 16.000 dólares, unos 220.000 dólares de hoy día (170.500 euros).

Su mala experiencia en la industria le llevó a ridiculizarla en la colección de novelas cortas “The Pat Hobby Stories”, hasta que murió a los 44 años en Hollywood, en el apartamento de su amante, Sheilah Graham, ahogado en su alcoholismo.

Pasaron años sin que las adaptaciones cinematográficas de sus obras fueran un éxito en taquilla. Ni siquiera aquel Gatsby encarnado por Robert Redford en 1974 y mucho menos “El último magnate” (1976), el filme de Elia Kazan con Robert De Niro y Jack Nicholson.

Pero la tendencia comenzó a cambiar con “El curioso caso de Benjamin Button” (2008), basada en un relato corto de Fitzgerald, que recaudó más de 300 millones de dólares (232 millones de euros) en todo el mundo.

Ahora Luhrmann, que se zambulló en la prosa de “El gran Gatsby” por primera vez en 2004, ha devuelto a Fitzgerald a la palestra con el tercer mejor estreno del año en EEUU, con 51 millones de dólares (39,5 millones de euros).

Casi 90 años después de su publicación, la gran novela americana cuya célebre portada del español Francis Cugat dibuja la tristeza de un rostro femenino sobre el cielo de luces y fantasía de Nueva York, vuelve a estar de moda y todo apunta a que acabará el año siendo uno de los libros más vendidos de 2013. EFE

Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Los Ángeles (EFE).- Los 51 millones de dólares recaudados por “El gran Gatsby” en su estreno han reavivado el interés en EEUU por F. Scott Fitzgerald, cuya obra ha experimentado un imparable aumento de ventas tras conocer finalmente el éxito en Hollywood gracias a la lujosa adaptación cinematográfica de Baz Luhrmann.

El clásico literario de Fitzgerald sobre el “espejismo espléndido” de Nueva York en la era del jazz lleva dos semanas en el puesto número dos entre los libros más vendidos de Amazon, sólo por detrás de “Inferno”, de Dan Brown, si bien su presencia en el top 100 es constante, ya que no ha abandona esa lista desde hace más de dos años.

Carey Mulligan y Leonardo Di Caprio en una secuencia de la película. Warner

Carey Mulligan y Leonardo Di Caprio en una secuencia de la película. Warner

Las ventas del libro se han cuadriplicado

Sin embargo las ventas de su versión en papel se han cuadruplicado respecto a sus cifras hace un año, mientras que las ventas de su versión para Kindle son 10 veces superiores, según esa plataforma.

“Son cifras muy altas”, dijo Sara Nelson, directora editorial de libros para Amazon.com, al portal Page Views. “No recuerdo, en mi experiencia aquí hasta ahora, un aumento tan grande”, agregó.

El renovado interés por la novela, publicada en 1925, ha hecho que incluso la tumba de Fitzgerald y la de su esposa, Zelda, sean mucho más visitadas que de costumbre.

Las visitas a las tumbas de Fitzgerald y de su esposa Zelda “se han triplicado en la última semana”

“Normalmente vemos a algunos curiosos entre semana”, dijo el reverendo Robet Amey, de la Iglesia de Santa María en Rockville (Maryland), donde están enterrados ambos, al diario Washington Post. “Ese número se ha triplicado en la última semana”, añadió.

Flores, calderilla, licores varios, estilográficas y notas de admiración adornan estos días su mausoleo, pero la fijación por los Fitzgerald a raíz del filme de Luhrmann también se observa en la publicación de tres novelas acerca del matrimonio en las últimas semanas.

Es el caso de “Z: A Novel of Zelda Fitzgerald”, de Therese Anne Fowler; “Beautiful Fools”, de R. Clifton Spargo, y “Call Me Zelda”, de Erika Robuck.

 

Las ventas de “El gran Gatsby”, un referente en las escuelas estadounidenses que representa la quintaesencia del espíritu americano y el anhelo de reinventarse y dejar el pasado atrás, han ido en aumento desde que en enero el estudio Warner Bros. lanzase el primer tráiler de la película protagonizada por Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire, Carey Mulligan y Joel Edgerton.

Fitzgerald no supo de su éxito en Hollywood

Fitzgerald, que en vida nunca disfrutó del éxito en Hollywood, también se ha reinventado con la ayuda de Luhrmann.

El autor, en busca de dinero, se trasladó al sur de California a finales de la década de 1930 y trabajó sin acreditar para el estudio MGM en guiones como “Madam Curie” (1943) e, incluso, “Lo que el viento se llevó” (1939), pero nunca obtuvo reconocimiento alguno.

De hecho, la mayor suma que ganó por una producción de Hollywood fue cuando vendió los derechos de su novela “El gran Gatsby” por 16.000 dólares, unos 220.000 dólares de hoy día (170.500 euros).

Su mala experiencia en la industria le llevó a ridiculizarla en la colección de novelas cortas “The Pat Hobby Stories”, hasta que murió a los 44 años en Hollywood, en el apartamento de su amante, Sheilah Graham, ahogado en su alcoholismo.

Pasaron años sin que las adaptaciones cinematográficas de sus obras fueran un éxito en taquilla. Ni siquiera aquel Gatsby encarnado por Robert Redford en 1974 y mucho menos “El último magnate” (1976), el filme de Elia Kazan con Robert De Niro y Jack Nicholson.

Pero la tendencia comenzó a cambiar con “El curioso caso de Benjamin Button” (2008), basada en un relato corto de Fitzgerald, que recaudó más de 300 millones de dólares (232 millones de euros) en todo el mundo.

Ahora Luhrmann, que se zambulló en la prosa de “El gran Gatsby” por primera vez en 2004, ha devuelto a Fitzgerald a la palestra con el tercer mejor estreno del año en EEUU, con 51 millones de dólares (39,5 millones de euros).

Casi 90 años después de su publicación, la gran novela americana cuya célebre portada del español Francis Cugat dibuja la tristeza de un rostro femenino sobre el cielo de luces y fantasía de Nueva York, vuelve a estar de moda y todo apunta a que acabará el año siendo uno de los libros más vendidos de 2013. EFE

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies