• EFE/JJ.GUILLÉNEFE/JJ.GUILLÉN
  • EFE/JJ.GUILLÉN
EFE/JJ.GUILLÉNEFE/JJ.GUILLÉN

Los hábitats de la moda

La calle, un salón clásico o un desván del siglo XVI son los nuevos espacios de referencia de la moda española, que hace de cualquier lugar su hábitat.

Madrid, ene 2018 (EFE).- Llega la hora de la siesta, pero nadie se duerme en IFEMA gracias al hip-hop y al trap del desfile de Malne, que junto al de Custo Barcelona nos hizo bailar en la calle olvidando la moqueta, mientras los diseños de Oliva descansaban en un salón nórdico y Teresa Helbig creaba en un desván del siglo XVI.

Malne levanta la calle

La de Malne ha sido una colección llena de brillos que emanaban chulería y juventud callejeras de la cabeza a los pies, trasladándonos al rodaje de un videoclip de R&B.

De hecho, las primeras modelos en desfilar calzaban unas zapatillas deportivas negras que han recordado que el calzado cómodo no tiene límites estilísticos. Combinadas con trajes de chaqueta y pantalón e incluso con vestidos de noche, las bambas de Malne han recreado sobre la pasarela una escena del “street style” más lujoso.

EFE/JJ.GUILLÉN

El punto rebelde lo han puesto las chaquetas, pantalones y vestidos cortos estampados con cuadros colegiales, combinados esta vez con unos tacones gruesos de terciopelo y calcetines por encima de la rodilla.

La paleta cromática reforzaba la estética ostentosa a base de oros, platas, rosas y azules noche metalizados, que sumaban incluso más brillo gracias a lentejuelas grandes, plumas y satén acolchado. La colección ha culminado en un vestido corto en tonos crudos, cubierto de brillos, y tapado por un abrigo rosa “millennial” forrado de plumas, que ha lucido la productora gaditana Brisa Fenoy.

Un salón muy Oliva

Juanjo Oliva también ha utilizado la música, en este caso clásica, para recrear el ambiente culto y elevado de una biblioteca de la moda. Con sillas, mesas, plantas y sofás, el diseñador ha construido su salón personal, donde los modelos, más que desfilar, paseaban por las habitaciones en una “performance” hipnotizante.

Siempre fiel a sus líneas depuradas y “looks” monocolor, Oliva ha presentado una colección “see-now, buy now” con prendas para todas las temporadas: desde abrigos armados en tonos cítricos hasta vestidos ligeros, e incluso una original versión de las botas Dr. Martens con aperturas laterales.

habitats moda

EFE/JJ.GUILLÉN

El tempo de cada estación lo han marcado los materiales de la colección, que se ha movido entre el punto grueso de jerséis “cropped” masculinos y la finura de los vestidos, hechos de una tela a rayas opacas y semi transparentes que ondeaban con cada movimiento del cuerpo.

El hábitat de la moda Helbig

Las partituras clásicas para piano han ido subiendo de ritmo hasta alcanzar el compás frenético y animado del desfile de Teresa Helbig, que se ha subido al desván y ha abierto un arcón lleno de curiosidades de siglos pasados, con las que ha jugado a aderezar sus creaciones.

EFE/JJ.GUILLÉN

Así, la diseñadora ha presentado una Helbig Gang más soñadora que de costumbre, con la que ha pasado un rato divertido investigando cómo incorporar a sus vestiditos negros broches dorados en forma de insectos; o cómo lucir un vestido oriental, largo, rosa fuerte, para salir a la calle un día cualquiera.

Para traer todas estas combinaciones al presente, Helbig ha recurrido a botines beige con la punta de purpurina dorada, que bajaban las escaleras de este desván hasta llegar a una calle muy actual, donde lujosas enaguas blancas y trajes de princesa logran que las mujeres de la diseñadora, como siempre, no pasen desapercibidas.

La Barcelona de Custo

Tampoco se han camuflado los diseños de Custo Barcelona que, como siempre, no han pasado desapercibidos en su particular jungla callejera.

Los efectos metalizados de sus tejidos se han mezclado, como siempre, con lentejuelas y colores saturados, que siguen vistiendo prendas urbanas, en las que se apreciaban algunas referencias a la moda de los años 90, como vestidos con cortes que dejaban las caderas al descubierto.

Unos botines de tacón altísimos elevaban a las modelos de Custo Dalmau, quien ha rediseñado petos largos con su visión personal de la sensualidad femenina, reduciendo la parte de arriba lo máximo posible, casi dejando el pecho al descubierto.

De nuevo, el brillo ha estado presente en este desfile gracias a un material irisado, casi holográfico, que soltaba destellos de distintos colores conforme las modelos avanzaban por las calles de esta Barcelona tan especial. EFE

Tagged with: , , ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro