Paletas mexicanas, lo último en helados artesanos. EFE/Lupita PaletaPaletas mexicanas, lo último en helados artesanos. EFE/Lupita Paleta

Helados artesanos que saben a México, la nueva delicia veraniega

Los helados artesanos son la mejor opción para combatir el calor a través de propuestas tradicionales salpicadas por la innovación y las últimas tendencias, como las paletas mexicanas.

Madrid, may 2018 (EFE).- En un panorama de helados industriales con sabores estándar, cada vez son más quienes buscan una oferta natural y diferente. De ahí la proliferación de heladerías de inspiración internacional como Lupita Paleta, la recién llegada a Madrid que trae la esencia de México en su versión más fresca.

Lupita Paleta, el México más fresco

Mango, jalapeño o tequila son algunos de los matices más conocidos de la cocina mexicana, y los populares burritos o las fajitas no son, ni mucho menos, la única manera de disfrutarlos. De hecho, si hay un alimento imprescindible en los veranos del país latino son las paletas: su versión del helado artesano, elaborada al 100% con hielo y frutas.

Y justo cuando parece que el calor se digna a aparecer, las paletas aterrizan en la capital para renovar los postres veraniegos a base de aguacate, lima con chia, pomelo rosa o cacahuete, entre muchos otros ingredientes. Combinaciones atrevidas sin conservantes, colorantes ni sabores añadidos y muy resistentes a las altas temperaturas (comprobado: aguantan en el Metro en hora punta).

En Lupita Paleta, que se ha instalado en el céntrico barrio de La Latina, también han innovado los “dippings” y “toppings”. Quienes estén cansados de las coberturas tradicionales pueden probar a maridar su paleta con un toque picante, logrado a base de habaneros o chipotle.

Paletas mexicanas, lo último en helados artesanos. EFE/Lupita Paleta

Sin embargo, las paletas también son para los paladares más clásicos, que pueden disfrutar de unas fresas con nata, chocolate o frutas de toda la vida, como la sandía o el melón. Todos adaptados a distintas dietas e intolerancias alimentarias. Hasta las mascotas podrán refrescarse este verano con sus recetas aptas para perros (sin azúcar, por supuesto).

Quienes busquen helados con elaboraciones y estéticas a prueba de Instagram tampoco quedarán indiferentes con el resto de la oferta. Los hay que triunfan en las redes sociales, los de origen japonés, versiones sanas y mediterráneas con sabores de toda la vida o parrillas a -32 grados de las que sale magia.

Kombucha a cucharadas

La kombucha se ha ganado un hueco especial en el corazón de los aficionados de la alimentación saludable. Este probiótico, que se obtiene de un hongo, tiene propiedades depurativas, antioxidantes, reconstituyentes y ayuda a mejorar el sistema inmunológico. No es de extrañar que se comente que este alimento entra en grandes cantidades a La Zarzuela, para disfrute de la reina Letizia.

Hasta ahora, la manera más habitual de consumir la kombucha era en bebidas, normalmente té mezclado con frutas que le aportan sabores más frescos. Pero en el spa andaluz Royal Hideaway Sancti Petri han hecho de este alabado ingrediente un helado vivo y natural, que conserva todas las propiedades del probiótico.

Helados de kombucha, vivos y frescos. EFE/Imagen cedida por: Fly Me To The Moon

Y puesto que una alimentación sana no tiene por qué ser aburrida, el centro propone una gama variada de “toppings” que van desde frutas frescas, como el mango o la papaya, hasta frutos secos como nueces y pistachos. Todo rematado con esencias de albahaca y demás complementos que hacen del postre del verano un manjar muy saludable.

Taiyaki, el pez helado que viene de Japón

Los taiyakis son un ejemplo. Este helado japonés con cucurucho en forma de pez ha aterrizado en Madrid, directo desde Nueva York, en “La Pecera”, para deleitar los paladares más fashionistas y a los “followers” de Instagram.  De vainilla o chocolate y con una sorpresa escondida en el interior, este postre además de bonito y llamativo, está muy bueno.

A la plancha, a -32 grados, Thai Scoops Madrid pone los ingredientes sobre una mezcla de leche y crema, mientras le va dando forma a la bola de helado que, más bien, parece una obra de orfebrería. Una opción para los más arriesgados, hambrientos de nuevas experiencias culinarias, que también es “instagrameable”.

Otros que no dejan indiferente a nadie son los helados con aceite de oliva. Esta idea de la heladería artesanal con 120 años de experiencia La Ibense Bornay está disponible en tarrinas de tres sabores: en tres sabores: chocolate, almendras y vainilla macadamia y, además de ser muy mediterráneos, son aptos para veganos, celiacos e intolerantes a la lactosa.

Helados artesanos, el verdadero amor del verano

Apaciguar el calor a través de la tradición y la innovación cuando las altas temperaturas azotan es la máxima de Casa Eceiza y gama de helados artesanales. De ingredientes naturales, han sido ideados por Iñigo Murua, profesor del área de panadería y pastelería en el Basque Culinary Center durante 5 años.

Turrón, vainilla con nueces de pecán, “cheesecake” con fresas, yogurt con miel, tocino de cielo, tarta de chocolate con almendras caramelizadas, crema de mango o cereza negra son sólo algunos de los sabores que ofrece la marca de Tolosa.

helados artesanos jordi roca

El repostero español Jordi Roca aboga por la innovación, junto a su mujer Alejandra Rivas, en Rocambolesc. EFE/Instagram

El repostero español Jordi Roca y la cocinera Alejandra Rivas, su mujer, abogan por la innovación en Rocambolesc, un laboratorio de sabores, colores y mezclas, donde la alta cocina se sirve sobre cucurucho a través de recetas originales. El helado de manzana al horno, el de sorbete de coco con violeta o el làctic -dulce de leche, confitura de guayaba y algodón de azúcar- son algunos de los ejemplos.

Entre sus delicias más novedosas también se encuentran los panet, bollos de leche que se rellenan de sabor helado, “toppings” y coberturas, antes de calentarlos, y sus polos con forma de oso, mano o nariz.

Los helados artesanos también protegen el medioambiente

La ética medioambiental y el placentero sabor de un helado, no están reñidos, y así lo demuestra Mistura. Una marca de “ice cream” que cree en la necesidad de cuidar y respetar el entorno, por lo que la madera de sus locales, envases de los helados o cucharillas proceden de productos reciclados.

Hasta la nata o el yogurt de sus helados, procedentes de una pequeña granja a las afueras de Madrid, donde las vacas se alimentan exclusivamente de lo que se cultiva, tratan de conservar el hábitat.

Dos aspectos que le han permitido colarse entre las mejores heladerías de la capital y a lo que hay que sumar otros tres: sus helados no contienen colorantes ni conservantes; su particular manera de servir el helado, sobre una plancha de granito; sus toppings, que decoran los helados a todo bombo y platillo.

helados artesanos polos

Así son los Lolos de LoloPolos. EFE/Instagram

Dejando de lado las clásicas bolas de helado, Lolo Polos se convierte en una opción diferente y colorista para los amantes de esta comida helada servida sobre un palo.

Sin colorantes o saborizantes artificiales, sus polos contienen hasta un 75% de fruta, con recetas que cambian a diario dependiendo de los ingredientes disponibles en la temporada.

Entre ellos se puede encontrar polos de aguacate, almendras y azafrán, frambuesas y agua de jamaíca, chile y mango, pepino y violeta o tarta de limón, también aptos para celíacos.EFE

Tagged with: , ,
Posted in Gourmet

Efe Estilo en Twitter
EFEturbanner_practica-español-300x125EFEempresas
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies