Uno de los diseños de los estudiantes formados en IED. EFE/Imagen cedida por: IEDUno de los diseños de los estudiantes formados en IED. EFE/Imagen cedida por: IED

Los oficios experimentales del IED desfilan en MBFWM

Los estudiantes de diseño, patronaje y sastrería serán los creadores de las tendencias del futuro. Y así son las creaciones que inauguran su carrera.

Madrid, jul 2018.- Los jóvenes talentos siempre tienen su protagonismo en la Semana de la Moda de Madrid. Por eso, en esta edición no podía faltar el desfile de los alumnos del IED (Istituto Europeo di Design), que han presentado sus trabajos de fin de estudios. Diseños que contemplan las tendencias y los oficios textiles con una mirada experimental.

Más de un centenar de alumnos celebra el fin de su formación en la escuela madrileña IED. Entre ellos hay diseñadores de moda y la primera promoción de sastres y patronistas, cada uno con una visión de la industria completamente distinta.

Por eso, no había mejor manera de presentar su ecléctico desfile que hacerlo bajo la denominación “Cristatus”, el nombre científico del pavo real, cuya cola policromada remite al personaje mitológico Argos, un gigante con cien ojos. Y por cada par de ojos, un diseño de estos jóvenes creadores, que ya están listos para idear la moda que está por llegar.

ied

Uno de los diseños de los estudiantes formados en IED. EFE/Imagen cedida por: IED

Cien formas de ver la moda

“La línea argumental que hemos elegido es el pavo real, pero realmente no hay una inspiración común”, ha explicado a EFE Rocío Ortiz de Bethencourt, directora de Moda de la escuela IED, quien señala que lo más característico de los desfiles del centro es, precisamente, su diversidad.

ied mbfwm

Uno de los diseños de los estudiantes formados en IED. EFE/Imagen cedida por: IED

“Es la única oportunidad que van a tener nuestros estudiantes de crear sin límites, haciendo lo que realmente les gusta”, señala la responsable. A partir de ahora, los alumnos entrarán en el mercado laboral, donde tendrán que encontrar el balance entre los intereses comerciales y la creatividad pura y dura.

Por eso, los 36 alumnos seleccionados para participar en el desfile han querido dar rienda suelta a su imaginación y crear piezas que, si bien no tienen nada que ver en lo que a diseño respecta, sí construyen un diálogo que habla de las preocupaciones e intereses de esta nueva generación de talentos.

Entre las más de 50 salidas, destacaban varias piezas de distintos autores que habían decidido convertir la moda en un manifiesto accesible a todo aquel que quiera leerlo. Una modelo desfilaba con un ajustado mono negro que tapaba su rostro, y decorado únicamente con chapas blancas en las que se podían leer palabras como “respeto”.

“Es la única oportunidad que van a tener nuestros estudiantes de crear sin límites, haciendo lo que realmente les gusta”, señala Rocío Ortiz

Más tarde, una pareja de novios caminaba hacia el altar con trajes a juego. Dos vestidos por encima de la rodilla, en forma de camiseta de manga corta, sobre los que el diseñador había plasmado una declaración de amor contemporánea que recordaba a los textos de la artista Coco Capitán.

Un vestido en forma de bola hecho con tules de varios tonos de rosa, trajes masculinos que se abrochan en la espalda o una serie de prendas que parecían inspiradas en las camisas del siglo XVI, actualizadas con patrones desproporcionados, componían la parte más experimental del desfile.

IED, por la experimentación y el oficio

“Hay una clara diferencia entre los alumnos de cada grado”, señalaba Ortiz antes de la propuesta. Y, efectivamente, no resultaba difícil identificar esa parte más creativa, ideada por los alumnos de diseño, y otros estilismos más cercanos al trabajo técnico, como los clásicos trajes y gabardinas, obra de quienes se han formado en patronaje y sastrería.

Dos oficios que, según la responsable, prima recuperar. “Con la deslocalización de la producción, nos hemos quedado sin sastres y patronistas en España, pero cada vez se reclama más mano de obra con una formación de calidad en nuestro país”, señala.

Uno de los diseños de los estudiantes formados en IED. EFE/Imagen cedida por: IED

Lo mismo ocurre con la zapatería y la marroquinería, con los que Ortiz confía en poder ampliar la oferta formativa del centro “lo antes posible”.

Mientras tanto, aunque falten oficios, está claro que lo que no falta es creatividad e imaginación. Dos valores que estas nuevas promociones de artistas están listos para insuflar a la moda española. EFE

Tagged with: , ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies