• mas infoQueremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFEQueremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFEQueremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFE
  • mas infoHay que dejar de amargarse por no ser perfectas. Ilustración Raquel Córcoles/EFEHay que dejar de amargarse por no ser perfectas. Ilustración Raquel Córcoles/EFE
Queremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFEHay que dejar de amargarse por no ser perfectas. Ilustración Raquel Córcoles/EFE

Imperfectas: perezosas o pluscuamperfectas… ¿Te reconoces?

Un estado de autoexigencia feroz conduce a las mujeres de hoy a creerse imperfectas, para evitarlo hay que tener en cuenta que los pensamientos negativos es una de las cosas que nunca deben reciclarse

Madrid, nov (EFE).- “No quiero”, “no me apetece” y “¡qué pereeezaaa!” son frases en las que nos reconocemos. Una autoexigencia feroz hace que la mujer de hoy se sienta imperfecta, pero sucumbir al desánimo no conduce a nada.

Queremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFE

Queremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Raquel Córcoles/EFE

Adoptar una actitud positiva e impedir que la imperfección se transforme en una carga para la autoestima, un peso más sobre nuestros hombros, es la intención de la guía “Dejar de amargarse. Para imperfectas” (Zenit-Planeta), de la periodista Lucía Taboada, con ilustraciones de Raquel Córcoles, la creadora del blog “Moderna de Pueblo”.

El sentimiento y la palabra “agobio” forman parte de la mujer de hoy, según las autoras del libro. Por ello se decidieron a elaborar una guía ilustrada, práctica y divertida para empezar a ser “feliz”.

Siempre más

“Siempre queremos llegar a más. Nos autoimponemos metas fijándonos siempre en las mejores en distintos campos, y esa exigencia nos amarga”, comenta Taboada, quien añade que es difícil pasar el listón de la mejor madre, la más trabajadora, la que tiene mejor sueldo o la más atractiva.

 “Los pensamientos negativos nunca deben reciclarse”

Por ello, reivindica la “imperfección como algo propio y natural”, una opción con la que está de acuerdo Córcoles, que al texto ha añadido unas viñetas y comentarios sarcásticos y divertidos para afianzar esa actitud.

Ambas aseguran que esta predisposición a no alcanzar unas metas impuestas socialmente es algo que también ha empezado a afectar y “amargar” a los hombres.

Queremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFE

Queremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFE

“Ellos comienzan a tener obsesión por el físico y la alimentación”, que antes no reflejaban. De ahí que sus autoras consideren el libro como una guía unisex.

Taboada señala que “hay que asumir las imperfecciones relativizando los problemas” y para ello recomienda esta guía y los personajes que la pueblan, la imperfecta, la psicóloga, el neurocientífico, el entrenador personal y la malévola.

La pereza, un lastre

Por otro lado, la pereza para el deporte es uno de los lastres que tienen que soportar algunas mujeres en el fondo de su mente y en su cuerpo. Para combatirlo, el libro “Running para perezosas” (Lunwerg) propone un programa para correr en cuatro semanas.

Una alternativa que, según su autora, Marie Poiret, va dirigida a “mujeres modernas que siempre tienen muchos planes, pero muy poco tiempo para llevarlos a cabo”.

María Poiret es redactora jefe de Jogging Internacional y propone ejercicio para mejorar la musculatura, la silueta y, sobre todo, ganar en energía.

“El ‘running’ está de moda, como lo estaba hace tiempo el ‘jogging'”, comenta Poiret. Puntos en común, pero diferencias de fondo, les separan: el segundo comenzó en los 60 en Estados Unidos y “sugiere una carrera lenta y una práctica placentera, mientras que el ‘running’, una práctica más reciente, transmite más fuerza y dinamismo e inspira una carrera más rápida y un ejercicio competitivo”, asegura.

Todo ello entraña la necesidad de adoptar un enfoque positivo ante la vida. Para liberar rémoras a nuestro ánimo, lo mejor es optar por la “felicidad” en el día a día, asegura Olivia Toja, autora de “Actitud positiva para perezosas”.

“Con el pensamiento se puede cambiar la vida”, advierte e indica que en el día a día hay que desarrollar “la musculatura de lo positivo”. Para ello nada como “vivir el presente, sin darle vueltas al pasado ni pensar en el futuro”.

Queremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFE

Queremos ser perfectas no, pluscuamperfectas. Ilustración Soledad Bravi/EFE

Tres guías con un objetivo común: instalarnos en el camino del bienestar de una manera divertida, frente a actitudes compartidas por muchas que a nadie benefician.

Lucía Taboada concluye su libro con dos máximas para no olvidar: “Los pensamientos negativos nunca deben reciclarse. Cuando tu malévola interior te asalte con un comentario, juicio, opinión o emoción que te amarga la vida, tíralos a la basura”. EFE

Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies