• mas infoEl fotógrafo Jauma Laiguana crea la imagen de El Perro Verde.LaiguanaEl fotógrafo Jauma Laiguana crea la imagen de El Perro Verde. LaiguanaEl fotógrafo Jauma Laiguana crea la imagen de El Perro Verde. Laiguana
  • mas infoJaume de Laiguana, que utiliza “el vino como una aventura”. LaiguanaJaume de Laiguana, que utiliza “el vino como una aventura”. Laiguana
  • mas infoLaiguana confiesa que ha tratado de despertar "emociones". LaiguanaLaiguana confiesa que ha tratado de despertar "emociones". Laiguana
  • mas infoEl vino representa el juego. LaiguanaEl vino representa el juego. Laiguana
El fotógrafo Jauma Laiguana crea la imagen de El Perro Verde. LaiguanaJaume de Laiguana, que utiliza “el vino como una aventura”. LaiguanaLaiguana confiesa que ha tratado de despertar "emociones". LaiguanaEl vino representa el juego. Laiguana
Un Rueda, toda una declaración de intenciones

El fotógrafo, el enólogo, su modelo y un pollo

Espontaneidad frente a sofisticación, sensualidad en estado puro, así son las imágenes de Jaume de Laiguana, creador de la campaña del verdejo El Perro Verde

Madrid, oct (EFE).- Espontaneidad frente a sofisticación, sensualidad en estado puro mediante elementos básicos. Así son las imágenes de Jaume de Laiguana, creador de la campaña del verdejo El Perro Verde, en las que el vino es el inicio de una aventura.

Jaime de Laiguana asegura que le gusta hacer crecer las obras a partir de elementos simples. “Me imaginé qué puede ser para mí un vino y llegué a la conclusión de que representaba un juego. Empiezas con un vino y acabas con una aventura”, asegura a Efe Estilo.

El perro verde es un vino joven de Rueda.

El perro verde es un vino joven de Rueda.

En su particular imaginario, un hotel, una persona que espera a otra y el juego de la seducción y la sensualidad alrededor del vino.

La comida como ingrediente sensual, a la medida de Kim Basinger y Mickey Rourke en “9 semanas y media”, o el íntimo desgarro que mostraban de los protagonistas de “El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante”.

“Empiezas con un vino y acabas con una aventura”

“¿Por qué pollo? Porque la comida y el vino se conjugan en un mundo de placeres, y unirlos me pareció divertido. Además, a mí me encanta el pollo: con un vino fresco es de las cosas más buenas que hay en la vida”, apunta.

Una manera de huir de la más pura sofisticación, que por otra parte se refleja en los anillos suntuosos, los larguísimos tacones de aguja y los atractivos “bustier” que lucen las modelos. Un universo atrevido y sexual y una degustación carnal, con las manos llenas de grasa.

“El pollo representa esa bacanal que quería representar”

“El pollo gráficamente me permitía una desinhibición que no me daba una comida más sofisticada: la grasa, el hielo por el suelo, el vino derramándose… Me divertía más. Personifica esa bacanal que quería representar”, confiesa entusiasmado el fotógrafo.

Una obra personal

Gestos que lo dicen todo, miradas que llegan hasta el infinito, frescura y placer todo en uno es lo que reflejan unas imágenes en las que se mezcla el gusto por disfrutar de una gastronomía popular, pero regada, en sentido literal, con un vino de Rueda joven, un verdejo transparente, ideal para compartir.

De la mano de Quim Vila, propietario de Vila Viniteca, una de las distribuidoras de vinos finos más importantes de Europa, De Laiguana nos sumerge en la textura y el aroma de El Perro Verde con unas fotografías explosivas, llenas de fuerza. Y, sobre todo, sorprendentes.

“Lo inteligente es que Quim Vila tuvo una mente abierta y me dijo: ‘Quiero que hagas lo que tú veas’. Y, a partir de ahí, dejó de ser un encargo para convertirse en una obra personal”, ha desvelado De Laiguana.

Gozar de las pequeñas cosas

El artista asegura que “hay que saber gozar de las pequeñas cosas y hacerlas grandes. Un pollo y buen vino te lo pueden hacer pasar muy bien. E incluso parecer sofisticado, si tú quieres”.

El Perro Verde 2012 es un verdejo D.O. Rueda elaborado con “uvas felices”, procedente de viñedos en un 25 por ciento de Rodilana (Valladolid), un 25 por ciento de Bobadilla del Campo (Valladolid) y un 50 por ciento de la finca “El Sotillo” de Pozáldez (Valladolid).

“Hay que saber gozar de las pequeñas cosas y hacerlas grandes”

Jaume de Laiguana ha fotografiado el embarazo de Shakira junto a Piqué, a Alejandro Sanz, Jennifer López, Adrien Brody, Penélope Cruz o Paulina Rubio, un amplio currículo, extenso también en el mundo de la publicidad, en el que ha convertido encargos en trabajos de autor, como en este caso, donde, según cuenta, pretende despertar “emociones”. EFE

Tagged with:
Posted in Gourmet

Efe Estilo en Twitter
EFEturbanner_practica-español-300x125EFEempresas
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies