Las faldas viven el período más democrático en la historia de la moda

Las faldas viven el período más democrático en la historia de la moda

La pieza más emblemática del guardarropa femenino vive un momento de esplendor.

Sao Paulo, ago (EFE).- Si en el siglo XX se vivieron las fases de faldas de tamaño mediano, la fiebre de las minifaldas y el culto al corte largo, la moda nunca fue tan democrática para las faldas como en este comienzo del siglo XXI.

Semana de la moda de Berlín - Ole Spata/ EFE

Semana de la moda de Berlín – Ole Spata/ EFE

Estar o no estar de moda ya fue definido por el tamaño de la pieza más emblemática del guardarropa femenino. Ahora lo que define la actualidad es el dominio del estilo contemporáneo y de la elegancia, factores totalmente subjetivos.

Largos y épocas

Con una enorme gama de largos y cortes “permitidos”, lo correcto y lo incorrecto dieron espacio a la individualidad y a la originalidad. Pero no siempre fue así. Al final de la década de 1940 y comienzos de la de 1950, el tamaño mediano reinó en el largo de las faldas en el guardarropa de las mujeres que vivieron después de la segunda Guerra Mundial.

La reducción del tamaño, inicialmente, fue para facilitar la vida de las mujeres que trabajaban en las fábricas durante la guerra y, más tarde, para demostrar ostentación y lujo tras años tan difíciles.

El New Look de Cristian Dior, lanzado en 1947, es un buen ejemplo de la elegancia y del tamaño mediano. Actrices como Marilyn Monroe y su silueta “ladylike” aparecía sexy con sus faldas ajustadas al cuerpo.

“En los setenta las faldas largas se hicieron presentes durante los movimientos antimoda: hippie, punk, glam”

Con la llegada de los sesenta apareció la rebeldía y la contestación a las reglas e ideas establecidas. “Es muy interesante percibir cuánto ese momento, de cierta forma, evoca otro igualmente de rebeldía: los años veinte. Pero si las faldas en la década de 1920 subieron algunos centímetros, en la de 1960 se convirtieron en minifalda”, analiza la historiadora de moda Fernanda Junqueira.

YOAN VALAT/EFE

Raf Simons ha rediseñado el New Look de Dior, un buen ejemplo del tamaño mediano y la elegancia de la falda.

En la década siguiente, el corte largo pasó a ser el tamaño de turno: “en la década de los setenta la moda de las faldas y de los vestidos largos se hizo presente durante los movimientos antimoda: hippie, punk, glam…”, recuerda la historiadora.

Ahora el corte largo vuelve reinterpretado en estilos como gipsy, folk y boho, siempre vinculados al orientalismo, que hoy es traducido a “étnico”.”En la época de rebeldía, el tono oriental se relacionaba a la no aceptación del mundo capitalista”, recuerda Junqueira.

Y como la moda funciona en ciclos, hoy todos los tamaños están en las pasarelas, en las vitrinas y en los guardarropas de las mujeres de todo el mundo. EFE

Tagged with:
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies