EFE/CHEMA  MOYAEFE/CHEMA MOYA

Las mil y una caras de la feminidad, por MBFWM

Hay muchas maneras de entender y vestir a la mujer actual, y la prueba está en la pasarela de IFEMA. Ágatha Ruiz de la Prada, Teresa Helbig y Ulises Mérida han desfilado a lo largo de la mañana con tres colecciones que contemplan la feminidad como sinónimo de euforia, rebeldía y sensualidad, respectivamente

Madrid, jul 2018 (EFE).- La ropa femenina es mucho más que vestidos pomposos y telas brillantes en color rosa. La mujer actual necesita un armario que funcione a lo largo del día y se adapte a distintas situaciones, y eso es algo que los diseñadores españoles tienen en consideración cada vez más a la hora de desatar sus genios creativos.

MBFWM

DISEÑO DE  TERESA  HELBIG EFE/CHEMA MOYA

Incluso alguien como Ágatha Ruiz de la Prada, que ha construido un imperio a partir de sus excéntricos diseños, es consciente de que la vida de sus clientas no es una continua fiesta. De ahí que la colección que ha presentado hoy sea mucho más cercana a la moda de la calle.

Pero eso no es incompatible con su estilo. De hecho, como en cada edición, su colección ha sido un derroche de color y música popular española que ha animado a los asistentes a bailar y aplaudir mientras disfrutaban de sus estilismos. Piezas completamente accesibles que han querido romper con los dos pilares de las colecciones de moda: la inspiración y los tejidos lujosos.

MBFWM

DISEÑOS DE ULISES MÉRIDA EFE/CHEMA MOYA

Frente a estas exigencias de la industria, “anticuadas” según la diseñadora, ella se ha guiado por sus propios gustos y su universo creativo, que ha materializado en tejidos de cortinas y tapicería. Ágatha saltándose las normas. Ágatha siendo Ágatha.

Con la premisa de hacer lo que realmente le gusta, ha presentado modelos de formas geométricas y amplias. Prendas cómodas y totalmente ponibles con las que lleva su mundo fantástico a la calle a través de vestidos mini, faldas-pantalón y camisas con media manga, que enmarcan el cuerpo con estas telas rígidas, creando líneas rectas.

MBFWM

DISEÑO DE ULISES MÉRIDA EFE/CHEMA MOYA

A pesar de la ausencia de referencias claras, sus piezas sí recordaban a las siluetas trapezoidales de los años 60 y, junto con los estampados repetitivos de mil colores, trasladaban la pasarela a la fiesta de un salón retro donde sonaban Las Ketchup, Alaska e incluso Aitana y Ana Guerra, de Operación Triunfo, con su éxito, “Lo Malo”.

La fiesta ha clausurado con una selección de camisas y vestidos surrealistas, decorados con grandes ojos y labios rojos, y una tanda de vestidos de esas formas imposibles que tanto trabaja la creadora, como una torre de rosquillas cubierta de corazones, estrellas, lunas y otros tantos motivos alegres.

MBFWM

DISEÑO DE ULISES MÉRIDA EFE/CHEMA MOYA

A la eufórica mujer de Ágatha Ruiz de la Prada le han seguido las princesas rockeras de la Helbig Gang, que esta vez nos han llevado de paseo por un jardín cuajado de cenefas.

La modelo Marina Pérez, siempre fiel a su cita con Teresa Helbig, ha sido la encargada de abrir las puertas de este jardín. Lo ha hecho con un mini vestido de malla dorada que recordaba a las majestuosas entradas de estos parques de diseño, y que ha dado paso a prendas orgánicas inspiradas en los laberintos verdes.

La creadora ha trasladado los enrevesados diseños de estos parques a sus prendas a través de estructuras enrejadas y anudadas, elaboradas con cuero encerado y piel. Los mosaicos aparecían en forma de cinturones, corsés y faldas que, como si de un armazón se tratase, sujetaban delicadas prendas formadas por capas y capas de gasa y tejidos fluidos.

MBFWM

DISEÑO  DE  TERESA HELBIG EFE/CHEMA MOYA

Las cenefas han sido el hilo conductor de una propuesta que ha sacado el lado más femenino de los tonos tierra. Marrones, arenas y colores hueso se superponen en vestidos de distintas longitudes con escotes en la espalda, entallados a la cintura y con faldas llenas de volumen. La silueta clásica de la mujer Helbig, que ahora cubre su cabeza con delicadas caperuzas sujetas a los hombros.

MBFWM, la viva  imagen de la feminidad

Americanas que son vestidos y un traje blanco de chaqueta actualizan los uniformes de esas princesas modernas que, en vez de quedarse en casa leyendo cuentos, se enfundan un estilismo hecho para pisar fuerte y salen a explorar el mundo que les rodea.

Tras estas muestras de la juventud más frenética y revolucionaria, la pasarela se ha teñido de los colores del amanecer con motivo del desfile de Ulises Mérida, que ha presentado una mujer más madura y sensual que sus predecesoras.

MBFWM

DISEÑO DE ULISES MÉRIDA EFE/CHEMA MOYA

Del azul noche al ocre, pasando por una gama de morados, rosas y naranjas, la colección del diseñador viste a sus portadoras a lo largo del día y durante toda la noche, para cualquier evento que se le presente.

Para ello, el creador ha optado por estilismos protagonizados por blusas vaporosas en tejidos muy finos, como una gasa brillante. Las piezas flotan sobre el cuerpo de las modelos, sujetándose levemente en los hombros con escotes y tirantes asimétricos, decorados unas veces con flores, y otras con piezas de tejidos más gruesos.

MBFWM

DISEÑO DE ÁGATHA
RUIZ DE LA PRADA EFE/CHEMA MOYA

Las piernas se elongan con pantalones largos y cortísimos, todos muy ajustados y que llegan casi a la altura de las costillas, o con faldas arquitectónicas construidas a base de capas, una de las estrategias más habituales de la firma, que esta vez ha reducido esas superposiciones para evitar camuflar en exceso la silueta femenina, protagonista de estas primeras horas de la jornada.

A lo largo de la tarde desfilarán Miguel Marinero, María Escoté y Pedro del Hierro en el recinto de IFEMA. A última hora del día, la acción se traslada al centro de la capital a petición de Juan Carlos Pajares y Palomo Spain, que clausurará la jornada en el Museo Nacional de Ciencias Naturales. EFE

MBFWM

DISEÑOS DE ÁGATHA RUIZ DE LA PRADA. EFE/CHEMA MOYA

Tagged with: , , ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro