• mas infoLa firma española Nude Label defiende una lencería cómoda y funcional. Imagen de su web.La firma española Nude Label defiende una lencería cómoda y funcional. Imagen de su web.La firma española Nude Label defiende una lencería cómoda y funcional. Imagen de su web.
  • mas infoDiseño de la firma francesa Baserange. Imagen de su web. lencería de abuelaDiseño de la firma francesa Baserange. Imagen de su web.
  • mas infoLa firma española Nude Label defiende una lencería cómoda y funcional. Imagen de su web.lenceria abuelaLa firma española Nude Label defiende una lencería cómoda y funcional. Imagen de su web.
La firma española Nude Label defiende una lencería cómoda y funcional. Imagen de su web.Diseño de la firma francesa Baserange. Imagen de su web. La firma española Nude Label defiende una lencería cómoda y funcional. Imagen de su web.

Lencería de abuela, la adorarás

Lencería de abuela, un tendencia que apuesta por los bragas grandes coloreadas en tono visón, rosa empolvado o blanco roto

Madrid, (EFE).- Si antes se lucía una lencería sexi para complacer, ahora se viste prendas íntimas para ir cómoda, la mujer elige qué, cómo y cuándo, y ahora quiere ropa interior de abuela.
Tras la resaca de ropa interior roja para celebrar el nuevo año, se impone la lencería abrigada, de abuela. Hay vida lencera más allá de esa tira fina a modo del hilo dental.
La lencería se va al otro extremo y muestra bragas grandes del algodón, esas que se calificaban de abuela, ropa interior con alto poder erótico que llegan coloreadas en color visón, rosa empolvado o blanco roto.
Firmas como la española Nude Label, la californiana Pansy o la francesa Baserange defienden una lencería cómoda, funcional, de algodón y con patrones clásicos.

lencería de abuela

La firma californiana Pansy defienden una lencería cómoda, funcional, de algodón y con patrones clásicos. Imagen de su web.

Lencería de abuela no admite el tanga

Por supuesto, esta nueva tendencia desestima los rellenos, los encajes, y por su puesto, los tangas, prefiere diseños cómodos, de algodón orgánico, que se adapten al cuerpo y qué estén coloreados en tonos naturales.
La mujer abraza el minimalismo y los modelos vintange que recuerdan a la lencería de las abuelas, aquella que se lavaba con jabón de Marsella y se dejaba secar al sol durante horas.
Junto a esta tendencia bañada con un aire nostálgico, se impone el calzoncillo boxer sin genero, una prenda que no entiende de curvas, solo de confot y sensualidad.
Últimamente, se vive la liberación del “push up”, lejos han quedado aquellos escotes reforzados con el mítico Wonderbra que abanderó Eva Herzigová.

Lencería cómoda

Si antes se lucía un lencería para complacer, ahora se viste prendas íntimas para ir cómoda, la mujer elige qué, cómo y cuando entre el abanico de posibilidades que ofrece Andres Sarda, firma que propone desde prendas sofisticadas con encaje de Chantilly y rematados con flecos a el boxer más cómodo con costura central trasera y sin acabados elásticos.

Esta moda, es quizá más elegante y sutil que aquella otra tendencia en la que impuso mostrar casi por obligación un tanga descarado

La firma Selmark, que ha conseguido adaptarse a la evolución del mercado de la lencería, propone prendas con un patronaje exquisito y materiales de primera calidad en una colección cuajada de pasamanería artesanal.
Para esta temporada, Selmark propone colores neutros que se suman a los azules, verde y berenjena, además del rojo seductor, para llenar de tonos vibrantes con los que seducir en las estaciones frías del año, para una mujer que desea aportar una nota de sorpresa en sus conjuntos diarios.

lenceria abuela

Nude Label defienden una lencería cómoda, de algodón y con patrones clásicos. Imagen de su web.

Con la idea de que la lencería se muestre, se exhiba junto a minifaldas, pantalones vaqueros, la firma española, Black Limba ha puesto de moda los “bralettes”, sujetadores sin aros, tan cómodos como seductores.
Esta firma, que ha tenido una gran expansión en México, Chile, Perú o Colombia, propone una lencería para que la mujer “se sienta libre, que se adapte a la silueta como una segunda piel”, dicen desde la firma.
Los creadores de Black Limba, que mantiene el equilibrio perfecto entre sensualidad, diseño, ligereza y confort, dicen que “la sensualidad y la picardía poco tiene que ver con la talla y mucho con la actitud, por eso, sus diseños se adaptan a todos los cuerpos y formas de las mujeres”.

Se vive la liberación del “push up”, lejos han quedado aquellos escotes reforzados con el mítico Wonderbra que abanderó Eva Herzigová

Los “bralettes” se lucen a plena luz del día, se han convertido en una prenda imprescindible que se lleva con “shorts”, pantalones vaqueros o vestidos lenceros.

La firma Gisela también ha pensado en ese “look” lencero que sirve tanto para combinar con chaqueta americana como para reservarlo para la intimidad de la alcoba, como el que eligió la actriz Mónica Cruz para esta Navidad y lo publicó en sus redes sociales.

LENCERIA

Mónica Cruz con un diseño de la firma Gisela. EFE/FACILITADA POR LA AGENCIA JUST BE

Kendall Jenner, Selena Gómez, Taylor Swift, Rihanna, Miley Cyrus, Cara Delevingne, Taylor Hill,Gigi Hadid o Ariana Grande son algunas de las celebrities que apuestan por mostrar su ropa interior.
Esta moda, es quizá más elegante y sutil que aquella otra tendencia en la que impuso mostrar casi por obligación un tanga descarado y de mínima expresión por la parte de atrás del pantalón. EFE

Tagged with: ,
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro