Lucía Freitas, sello gallego y única mujer en la final de “Cocinero del Año”

La gallega Lucía Freitas es la única mujer finalista en el concurso “Cocinero del Año”, una prueba que asume ilusionada, puesto que los fogones siempre la han motivado y mucho

Madrid (EFE).- Nada más descolgar el teléfono, suena con su voz humilde disculpándose: “Perdona porque se me fue el santo al cielo y no me di cuenta de que pasaban de las cinco”. Y se le perdona el olvido porque está ultimando los preparativos para viajar a Barcelona en donde dejará, sin duda alguna, el listón de la cocina gallega en lo más alto.

Lucía Freitas, natural de Santiago de Compostela, se confiesa una apasionada de las verduras -especialmente de los grelos y el repollo- y mucho más si son de su huerto, del que también saca los ingredientes que usa para dar de comer a los clientes de A Tafona Casa de Xantar, restaurante que regenta junto a Nacho Tierno.

La pregunta más difícil de responder para Freitas es cuál es su chef predilecto… Javier Olleros, Iván Domínguez o Luis Veira son algunos de los nombres que salen por su boca sin tener muy claro con cuál se quedaría, porque todos le transmiten sentimiento y profundidad en sus platos.

Pero es cierto que guarda un especial cariño hacia Veira porque es para ella un excelente cocinero y una “mejor persona” si cabe.

 Lucía, a sus 33 años, es la única mujer finalista del Concurso de Cocinero del Año, que va ya por su sexta edición, y que se celebrará en la ciudad condal hoy en el marco de la Feria Alimentaria.

 

-Pregunta: ¿Por qué decidió dedicarse a la cocina?

-Respuesta: Pues a mí la cocina siempre me tiró. Tengo que decir que antecedentes en la cocina tengo, pero yo no llegué a conocerlos. Mi bisabuela tenía una antigua casa de comidas en Santiago, enfrente del Hospital General, hace muchísimos años, y dicen que un poco me viene de ahí porque la verdad es que a mi madre la cocina no es algo que le apasione. Lo que sé de cocina lo aprendí más de mi padre, que fue con el que más cociné y más me inculcó. Cuando llegó la hora de estudiar me decidí, obviamente, por la cocina y me fui a Bilbao.

-P: ¿Y cuándo decidió abrir su restaurante?

-R: Siempre tuve muy claro que mi objetivo era tener un restaurante, entonces cuando terminé de estudiar me informé y me formé también en pastelería. Ahí me fui a Barcelona. Siempre intenté ir a donde estaba el meollo del asunto. En Barcelona estudié con Jordi Butrón que está especializado en pastelería de restaurantes y tiene una escuela que se llama Espaisucre y después de estar allí empecé el periplo por los gastronómicos. Siempre medité mucho los restaurantes a los que quería ir y por qué motivo. Cuando me fui a El Celler mi máxima aspiración era poder trabajar al lado de Jordi Roca y descubrir la pastelería un poco más imaginativa y divertida.

-P: Y ahora vuelve a Barcelona a la final del Concurso de Cocinero del Año.

-R: Sí. Y me hace mucha ilusión, igual que cuando me apunté al concurso, porque la semifinal fue en Bilbao, donde viví varios años, y que la final sea en Barcelona es maravilloso. Además es una excusa para reencontrarme con gente que me aportó muchísimo y a la que quiero muchísimo.

-P: ¿Se puede saber el menú con el que se presenta?

-R: No puedo decirlo porque me descalificarían, pero lo que sí puedo decir es que es algo muy mío. No voy a hacer nada que no haga a diario. Es mi cocina y son productos gallegos y creo que la base es ir tranquilo y haciendo lo que uno mejor sabe hacer. Me encanta presumir de lo que tenemos y mostrarlo, soy abanderada de mi tierra.

-P: ¿Al preparar platos para este tipo de concursos pesan más los gustos del jurado o buscar el contrapunto y sorprender?

-R: Pues no sabría decir. No me gusta ver lo que hace el vecino ni tener que pensar qué le va a gustar al jurado. Además el jurado es muy diverso y cada uno tiene su estilo de cocina propio y a cada uno le gustarán cosas distintas, pero yo creo que todos tienen un criterio suficiente como para valorar el menú de cualquiera de los que nos presentamos. De eso no me cabe la menor duda.

-P: ¿Y qué supone ser la única mujer finalista?

-R: Es un poco triste en el sentido de que debería haber más mujeres. Creo que poco a poco vamos teniendo más visibilidad y vamos rompiendo con los tópicos. Yo espero que dentro de dos años seamos más mujeres y se vaya equiparando porque los que cocinamos somos personas, más allá del sexo. ¿Que te pueden focalizar más por ser mujer? Sí. Pero yo sinceramente preferiría tener más mujeres compañeras y menos protagonismo. Además hay que luchar por eso, porque mujeres, y muy buenas, las hay en esta profesión.

-P: Las bases del certamen permiten a los cocineros llevar a un ayudante, ¿cuál es el suyo?

-R: Pues a la semifinal me hacía mucha ilusión ir con otra chica y fui con Iria Espinosa, que es una de estas cracks que hay por el mundo y que no tienen visibilidad pero que barren con todo. Pero la mala suerte ha hecho que se rompiera en tendón de aquiles hace seis días y hemos tenido que replantear todo de nuevo porque yo no tenía ayudante que me acompañase allí y he decido llevarme a Nacho y cerrar el restaurante los días que estemos allí. Y voy muy feliz porque Nacho es mi mano derecha y somos muy compatibles. Y voy feliz también porque, gane o pierda, voy con una persona a mi lado que me respeta mucho y a la que yo respeto mucho. Es una pena que no pueda venir Iria para terminar lo que empezamos, pero las cosas en la vida a veces no salen como uno quiere.

-P: ¿Cuánto tiempo hay para elaborar el menú?

-R: Son cinco horas desde que entras en la cocina.

-P: Y después del concurso, ¿qué objetivos tiene?

-R: Para mí mi meta es seguir luchando en la Tafona, que cada día tengamos más gente, que llegue un momento en el que no tenga que preocuparme por llenar el restaurante y que pueda pensar en nuevos proyectos. Pero por ahora quiero afianzarme en este. Hemos pasado un tiempo de crisis importante y para nosotros lo importante es seguir cocinando como nos gusta cocinar y mejorar la Tafona todavía más. EFEAGRO

 

 

Posted in Gourmet

Efe Estilo en Twitter
EFEturbanner_practica-español-300x125EFEempresas
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies