Maestros de la costura recibió a Vicky Martín Berrocal. RTVE/efeMaestros de la costura recibió a Vicky Martín Berrocal. RTVE/efe

De “Sister Act” a la Feria de Abril, Maestros de la Costura toca los extremos

Vicente, uno de los gemelos navarros, ha sido el siguiente en abandonar Maestros de la Costura, que fue del misticismo a la fiesta flamenca en un abrir y cerrar de ojos

Madrid, feb (EFE).- El tercer programa de Maestros de la Costura realizó un recorrido muy singular anoche. Para empezar, con respeto y seriedad, los aprendices tuvieron que coser un hábito con túnica, escapulario, esclavina y toca y para terminar se fueron de fiesta con un vestido de flamenca, un diseño con el que no todos salieron airosos.

Maestros de la costura

Aunque pudiera parecer una broma, un juego a lo “Sister Act”, donde una divertida Woopie Goldberg se disfrazaba de monja, el primer reto al que se enfrentaron los aprendices consistía en la elaboración de un hábito, con un destino concreto, vestir a las monjas del convento de la Venerable Hermandad del Refugio y la Caridad de Granada, fundada a principios del siglo XVI, dedicada al cuidado de ancianos.

maestros de la costura

Un hábito de monja, una de las pruebas de Maestros de la Costura. RTVE/EFE

A pesar del aspecto solidario que rodeaba la prueba, los concursantes no consiguieron el objetivo y, Rosa, la madre superiora, de las dominicas de nuestra Señora de Nazareth de Granada, se fue como vino, con las manos vacías.

Dejando atrás el recogimiento y dándose cuenta de que a pesar de la sencillez de un hábito su confección es mucho más compleja de lo que parece, los aprendices se trasladaron a Intropia.

Allí su fundador y presidente, Constan Hernández, y la modelo Estefanía Luyk, estuvieron muy pendientes del vestido que tenían que confeccionar por equipos con el “ADN de la firma”, como explicó Hernández, a partir de cuatro prendas de otras temporadas.

Fiesta flamenca

Pero la fiesta vino al final, la gracia y el dominio de la escena de Vicky Martín Berrocal, de la que todos los aprendices son admiradores, elevó el nivel de atención e intensidad con una prueba en la que tenían que confeccionar un traje de flamenca de corte sirena.

maestros de la costura 3

Vicente, último expulsado en Maestros de la Costura. RTVE/efe

La diseñadora que, modestamente, no quiso arrogarse con el título de “transformadora de la moda flamenca”, como la calificó Raquel Sánchez Silva, “eso son palabras mayores”, recordó sus orígenes andaluces con un rotundo: “Yo soy flamenca. Lo he mamado desde chica. Recuerdo a mi madre vestida de flamenca y con los volantes.. y los olores”.

Su paso por la academia de costura sirvió para una nueva pulla entre Eduardo y Caprile, cuando mientras cantaba, Martín Berrocal dijo: “qué bien, así me gusta cantando”, a lo que el aprendiz contestó: “Ves Caprile, que no pasa nada. Se puede coser y cantar”.

Palomo utiliza LinkedIn

“Me voy, pero me tenéis en vuestra vida para lo que queráis. Tenéis un “meritazo” y lo vais a conseguir, de verdad”, les animó la diseñadora.

Seguro que varios ya están pensando en enviarle un curriculum en cuanto acabe el programa. Precisamente, uno de los jurados, Alejandro Palomo, Palomo Spain, ha recurrido a la red LinkedIn para cubrir tres puestos, aunque no de costureros, sino de responsable de comunicación, ventas y e-commerce puestos con los que pretende reforzar su empresa, para lo que requiere inglés bilingüe y entre dos y tres años de experiencia en el sector del lujo.

Como en cada programa, uno de los concursantes abandonó sus tijeras, en este caso, Vicente, uno de los gemelos navarros, que no consiguió buenos resultados, la presión le pudo y la ejecución de su trabajo fue lenta.

Como novedad, durante este programa, apareció el “alfiler de oro”, con el que se premia a un concursante por programa al finalizar una prueba, y que le proporciona la inmunidad y no podrá ser expulsado durante esa semana, y la merecedora fue Pa, el ama de casa de Ferrol. EFE

Tagged with: , ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, feb (EFE).- El tercer programa de Maestros de la Costura realizó un recorrido muy singular anoche. Para empezar, con respeto y seriedad, los aprendices tuvieron que coser un hábito con túnica, escapulario, esclavina y toca y para terminar se fueron de fiesta con un vestido de flamenca, un diseño con el que no todos salieron airosos.

Maestros de la costura

Aunque pudiera parecer una broma, un juego a lo “Sister Act”, donde una divertida Woopie Goldberg se disfrazaba de monja, el primer reto al que se enfrentaron los aprendices consistía en la elaboración de un hábito, con un destino concreto, vestir a las monjas del convento de la Venerable Hermandad del Refugio y la Caridad de Granada, fundada a principios del siglo XVI, dedicada al cuidado de ancianos.

maestros de la costura

Un hábito de monja, una de las pruebas de Maestros de la Costura. RTVE/EFE

A pesar del aspecto solidario que rodeaba la prueba, los concursantes no consiguieron el objetivo y, Rosa, la madre superiora, de las dominicas de nuestra Señora de Nazareth de Granada, se fue como vino, con las manos vacías.

Dejando atrás el recogimiento y dándose cuenta de que a pesar de la sencillez de un hábito su confección es mucho más compleja de lo que parece, los aprendices se trasladaron a Intropia.

Allí su fundador y presidente, Constan Hernández, y la modelo Estefanía Luyk, estuvieron muy pendientes del vestido que tenían que confeccionar por equipos con el “ADN de la firma”, como explicó Hernández, a partir de cuatro prendas de otras temporadas.

Fiesta flamenca

Pero la fiesta vino al final, la gracia y el dominio de la escena de Vicky Martín Berrocal, de la que todos los aprendices son admiradores, elevó el nivel de atención e intensidad con una prueba en la que tenían que confeccionar un traje de flamenca de corte sirena.

maestros de la costura 3

Vicente, último expulsado en Maestros de la Costura. RTVE/efe

La diseñadora que, modestamente, no quiso arrogarse con el título de “transformadora de la moda flamenca”, como la calificó Raquel Sánchez Silva, “eso son palabras mayores”, recordó sus orígenes andaluces con un rotundo: “Yo soy flamenca. Lo he mamado desde chica. Recuerdo a mi madre vestida de flamenca y con los volantes.. y los olores”.

Su paso por la academia de costura sirvió para una nueva pulla entre Eduardo y Caprile, cuando mientras cantaba, Martín Berrocal dijo: “qué bien, así me gusta cantando”, a lo que el aprendiz contestó: “Ves Caprile, que no pasa nada. Se puede coser y cantar”.

Palomo utiliza LinkedIn

“Me voy, pero me tenéis en vuestra vida para lo que queráis. Tenéis un “meritazo” y lo vais a conseguir, de verdad”, les animó la diseñadora.

Seguro que varios ya están pensando en enviarle un curriculum en cuanto acabe el programa. Precisamente, uno de los jurados, Alejandro Palomo, Palomo Spain, ha recurrido a la red LinkedIn para cubrir tres puestos, aunque no de costureros, sino de responsable de comunicación, ventas y e-commerce puestos con los que pretende reforzar su empresa, para lo que requiere inglés bilingüe y entre dos y tres años de experiencia en el sector del lujo.

Como en cada programa, uno de los concursantes abandonó sus tijeras, en este caso, Vicente, uno de los gemelos navarros, que no consiguió buenos resultados, la presión le pudo y la ejecución de su trabajo fue lenta.

Como novedad, durante este programa, apareció el “alfiler de oro”, con el que se premia a un concursante por programa al finalizar una prueba, y que le proporciona la inmunidad y no podrá ser expulsado durante esa semana, y la merecedora fue Pa, el ama de casa de Ferrol. EFE

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies