Los aprendices de Maestros de la Costura reciben un encargo de Alaska: hacer el vestuario de la próxima gira de Los aprendices de Maestros de la Costura reciben un encargo de Alaska: hacer el vestuario de la próxima gira de "Las Nacys Rubias". RTVE/EFE

Maestros de la costura, de patrones del habla a diseños de discobar

Con patrones, pero del habla, arrancó la octava edición de Maestros de la Costura. Eduardo bordó la imitación de Palomo, quien, a su vez, clavó el gracejo andaluz de Luisa, mientras Antonio y Caprile se remachaban en mutuas imitaciones y entre carcajadas. Un ambientazo que remataron las Nancys Rubias

Madrid, abr (EFE).- Con un largo y colorido vestido de María Escoté, Raquel Sánchez Silva abría Maestros de la Costura propiciando una fiesta en la que ni ella se libró de ser imitada. Mahi desfiló con desparpajo y sentenció, como la presentadora, aquello de “coser y cantar todo es empezar”, mientras todo el taller se desternillaba de risa.

“Así de cursi soy”, se preguntaba Palomo tras presenciar la imitación que le acababa de escenificar Eduardo, quien prefirió dejarle a Antonio el papel de interpretar a Lorenzo Caprile, que ni corto ni perezoso se marcó con gracia un “yo estoy mu contento por lo que a mi ma tocao”, en una imitación de ida y vuelta entre aprendiz y diseñador.

Hasta Jaime se lanzó a señalar que María Escoté “baja las escaleras con los pies muy abiertos” y a recordar la sarta de gestos que caracterizan a la jurado en sus habituales correcciones.

Maestros de la costura, un baile de patrones y música

Un clima festivo que se fue disolviendo cuando se enfrentaron a la creación de un pantalón vaquero, con desfile previo de cinco modelos en vaqueros y camiseta blanca que hicieron resoplar a Eduardo. “Uy, madre mía, qué maravilla, estos no se quejan si los miran”.

“Lo más importante del vaquero es que siente perfecto, sobre todo por el trasero”, advertía Palomo, contribuyendo a calentar el ambiente. Mientras Eduardo se decía para sí: “Yo no voy a dar una”, “que se lo quiten todo”, cuando el jurado recomendaba probar el pantalón directamente sobre el modelo.

“Perdóname, te voy a meter un poco de mano”, espetaba Mahi al chico al que le tocaba vestir, mientras recordaba: “Yo siempre he soñado con un novio fabuloso que venía a recogerme a la puerta del instituto en chupa de cuero y camiseta”

“Perdóname, te voy a meter un poco de mano”, espetaba Mahi al chico al que le tocaba vestir, mientras recordaba: “Yo siempre he soñado con un novio fabuloso que venía a recogerme a la puerta del instituto en chupa de cuero y camiseta”.

Una prueba compleja por la dureza del tejido denim, que se debe trabajar con hilo de torzal y que no todos los aprendices aplicaron, como tampoco todos supieron resolver la complicación de la bragueta.

Mientras Caprile recordaba que Yves Saint Laurent siempre decía que se “arrepentía” de no haber inventado el vaquero, Eduardo tarareaba: “Paco Paquito mucho paquete”, en alusión a uno de los modelos que, según él, estaba “buenísimo” e, insistía, así “cualquiera gana”, con ese maniquí como percha.

“Yo no sé si este hombre se ha portado tan mal en la vida para probarle yo este pantalón”, decía con gracia Mahi, sobre el modelo que le había tocado para fabricar su pieza.

Una prueba que se les atragantó a todos y que provocó el enfado del jurado. “Si fuera por mi, todos a casa ya”, sentenciaba Caprile.

maestros de la costura 8

La moda infantil estuvo presente con Gocco en Maestros de la Costura. RTVE/EFE

No fue mucho mejor la resolución del trabajo por equipos, en el que tenían que confeccionar varios conjuntos y vestidos infantiles, para el que recibieron, en los talleres de Gocco, a varios de los ganadores y participantes de Master Chef Junior, quienes acabaron desfilando con sus vestimentas a medias, dado el inesperado cambio de equipos que improvisó el jurado y que descolocó a los aprendices.
Tal fue la debacle que solo se salvaron de la prueba de expulsión Alicia y Mahi. La emoción volvía al taller de Maestros de la Costura con el encargo “icónico” al que se enfrentaban: crear el vestuario para los componentes de las Nancys Rubias, con Alaska como telonera de lujo.

maestros de la costura 8

Jaime, el bordador valenciano, ha sido el último en decir adiós a Maestros de la costura. RTVE/EFE

“Yo canto Fangoria con mi tío Pepe”, decía emocionada Mahi; “qué regalazo” comentaba Antonio, quien se cubría la cara con las manos ante el reto de coser el exceso que caracteriza a la banda.

Bajo la máxima “más es más” recomendada por el jurado y la particular de Eduardo, “ojo de loca, no se equivoca”, los espíritus de Elvis Presley y Dolly Parton se hicieron pespunte en las manos de los aprendices, que dieron lo mejor de sí mismos.

“Si Elvis se levantara de la tumba te daría un abrazo”, comentaba Escoté sobre el trabajo de Luisa, encargada de realizar un mono para Mario Vaquerizo que se sentía impresionante “por detrás y por delante”.

Bajo la máxima “más es más” recomendada por el jurado y la particular de Eduardo, “ojo de loca, no se equivoca”, los espíritus de Elvis Presley y Dolly Parton se hicieron pespunte en las manos de los aprendices, que dieron lo mejor de sí mismos

“Cuando quieres puedes” o “tu trabajo de hoy ha sido sobresaliente”, fueron algunas de las frases de valoración de Caprile hacia Eduardo, tras confeccionar un body con pedrería que le valió uno de los momentos históricos del programa, cuando Caprile se fusionó con el aprendiz en un abrazo.

“Yo estoy triste, no he tenido tiempo, y mis principios como bordador me impidieron pegar la ornamentación al traje”, se lamentaba Jaime, encargado de vestir a Juan Pe con una chaqueta que terminó minimalista, muy lejos del espíritu del músico, lo que premonizaba la despedida del aprendiz del programa.

Pero antes, el taller se convertía en un discobar al ritmo de “I can buggy”, con Mario Vaquerizo y sus secuaces dándolo todo, orgullosos de lucir los diseños de los concursantes.

“Yo voy a actuar a tu barriada”, le decía Vaquerizo a Luisa, feliz con su mono negro y dorado, que le hacía “más flaco de lo que soy”, comentaba.

Y es que “no es lo mismo hacer una prueba a Marta (componente de las Nancys Rubias) que a la monja que vino”, argumentaba Eduardo, a quien por primera vez se le vio “sudar”. EFE

Tagged with: , , ,
Posted in Cine&tv

Lo más en EFE Estilo
  • Visto
  • Nube de tags

Madrid, abr (EFE).- Con un largo y colorido vestido de María Escoté, Raquel Sánchez Silva abría Maestros de la Costura propiciando una fiesta en la que ni ella se libró de ser imitada. Mahi desfiló con desparpajo y sentenció, como la presentadora, aquello de “coser y cantar todo es empezar”, mientras todo el taller se desternillaba de risa.

“Así de cursi soy”, se preguntaba Palomo tras presenciar la imitación que le acababa de escenificar Eduardo, quien prefirió dejarle a Antonio el papel de interpretar a Lorenzo Caprile, que ni corto ni perezoso se marcó con gracia un “yo estoy mu contento por lo que a mi ma tocao”, en una imitación de ida y vuelta entre aprendiz y diseñador.

Hasta Jaime se lanzó a señalar que María Escoté “baja las escaleras con los pies muy abiertos” y a recordar la sarta de gestos que caracterizan a la jurado en sus habituales correcciones.

Maestros de la costura, un baile de patrones y música

Un clima festivo que se fue disolviendo cuando se enfrentaron a la creación de un pantalón vaquero, con desfile previo de cinco modelos en vaqueros y camiseta blanca que hicieron resoplar a Eduardo. “Uy, madre mía, qué maravilla, estos no se quejan si los miran”.

“Lo más importante del vaquero es que siente perfecto, sobre todo por el trasero”, advertía Palomo, contribuyendo a calentar el ambiente. Mientras Eduardo se decía para sí: “Yo no voy a dar una”, “que se lo quiten todo”, cuando el jurado recomendaba probar el pantalón directamente sobre el modelo.

“Perdóname, te voy a meter un poco de mano”, espetaba Mahi al chico al que le tocaba vestir, mientras recordaba: “Yo siempre he soñado con un novio fabuloso que venía a recogerme a la puerta del instituto en chupa de cuero y camiseta”

“Perdóname, te voy a meter un poco de mano”, espetaba Mahi al chico al que le tocaba vestir, mientras recordaba: “Yo siempre he soñado con un novio fabuloso que venía a recogerme a la puerta del instituto en chupa de cuero y camiseta”.

Una prueba compleja por la dureza del tejido denim, que se debe trabajar con hilo de torzal y que no todos los aprendices aplicaron, como tampoco todos supieron resolver la complicación de la bragueta.

Mientras Caprile recordaba que Yves Saint Laurent siempre decía que se “arrepentía” de no haber inventado el vaquero, Eduardo tarareaba: “Paco Paquito mucho paquete”, en alusión a uno de los modelos que, según él, estaba “buenísimo” e, insistía, así “cualquiera gana”, con ese maniquí como percha.

“Yo no sé si este hombre se ha portado tan mal en la vida para probarle yo este pantalón”, decía con gracia Mahi, sobre el modelo que le había tocado para fabricar su pieza.

Una prueba que se les atragantó a todos y que provocó el enfado del jurado. “Si fuera por mi, todos a casa ya”, sentenciaba Caprile.

maestros de la costura 8

La moda infantil estuvo presente con Gocco en Maestros de la Costura. RTVE/EFE

No fue mucho mejor la resolución del trabajo por equipos, en el que tenían que confeccionar varios conjuntos y vestidos infantiles, para el que recibieron, en los talleres de Gocco, a varios de los ganadores y participantes de Master Chef Junior, quienes acabaron desfilando con sus vestimentas a medias, dado el inesperado cambio de equipos que improvisó el jurado y que descolocó a los aprendices.
Tal fue la debacle que solo se salvaron de la prueba de expulsión Alicia y Mahi. La emoción volvía al taller de Maestros de la Costura con el encargo “icónico” al que se enfrentaban: crear el vestuario para los componentes de las Nancys Rubias, con Alaska como telonera de lujo.

maestros de la costura 8

Jaime, el bordador valenciano, ha sido el último en decir adiós a Maestros de la costura. RTVE/EFE

“Yo canto Fangoria con mi tío Pepe”, decía emocionada Mahi; “qué regalazo” comentaba Antonio, quien se cubría la cara con las manos ante el reto de coser el exceso que caracteriza a la banda.

Bajo la máxima “más es más” recomendada por el jurado y la particular de Eduardo, “ojo de loca, no se equivoca”, los espíritus de Elvis Presley y Dolly Parton se hicieron pespunte en las manos de los aprendices, que dieron lo mejor de sí mismos.

“Si Elvis se levantara de la tumba te daría un abrazo”, comentaba Escoté sobre el trabajo de Luisa, encargada de realizar un mono para Mario Vaquerizo que se sentía impresionante “por detrás y por delante”.

Bajo la máxima “más es más” recomendada por el jurado y la particular de Eduardo, “ojo de loca, no se equivoca”, los espíritus de Elvis Presley y Dolly Parton se hicieron pespunte en las manos de los aprendices, que dieron lo mejor de sí mismos

“Cuando quieres puedes” o “tu trabajo de hoy ha sido sobresaliente”, fueron algunas de las frases de valoración de Caprile hacia Eduardo, tras confeccionar un body con pedrería que le valió uno de los momentos históricos del programa, cuando Caprile se fusionó con el aprendiz en un abrazo.

“Yo estoy triste, no he tenido tiempo, y mis principios como bordador me impidieron pegar la ornamentación al traje”, se lamentaba Jaime, encargado de vestir a Juan Pe con una chaqueta que terminó minimalista, muy lejos del espíritu del músico, lo que premonizaba la despedida del aprendiz del programa.

Pero antes, el taller se convertía en un discobar al ritmo de “I can buggy”, con Mario Vaquerizo y sus secuaces dándolo todo, orgullosos de lucir los diseños de los concursantes.

“Yo voy a actuar a tu barriada”, le decía Vaquerizo a Luisa, feliz con su mono negro y dorado, que le hacía “más flaco de lo que soy”, comentaba.

Y es que “no es lo mismo hacer una prueba a Marta (componente de las Nancys Rubias) que a la monja que vino”, argumentaba Eduardo, a quien por primera vez se le vio “sudar”. EFE

Efe Estilo en Twitter
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies