• mas infoImagen cedida por Toyland. Made in Asia.Imagen cedida por Toyland. Made in Asia.Imagen cedida por Toyland. Made in Asia.
  • mas infoIlustración facilitada por "Toyland. Made in Asia"Ilustración facilitada por "Toyland. Made in Asia"Ilustración facilitada por "Toyland. Made in Asia"
Imagen cedida por Toyland. Made in Asia.Ilustración facilitada por "Toyland. Made in Asia"
Una guía para conocer las muñecas que más seguidores tienen en Asia

Quiero una muñeca vestida de…asiática

La historia de Núria Simón y Guillem Medina comienza con muñecas españolas, sigue con norteamericanas y ahora evoluciona hacia las asiáticas. Todas, en libros

Madrid (EFE).- Lo que empezó como una afición se ha convertido ya en tres libros publicados. Así es la historia de Núria Simón y Guillem Medina quienes, tras publicar “Toyland. Made is Spain” y “Toyland. Made in USA”, presentan “Toyland. Made in Asia”, una guía para conocer las muñecas que más seguidores tienen en este continente.

El libro, publicado por Astiberri, no es un ejemplar al uso, sino que el extenso número de fotografías y las explicaciones de cada muñeca, hacen que se convierta en un libro de referencia, una especie de manual de consulta para los amantes de las muñecas asiáticas.

¿”Friki”?

Pese a que pueda resultar extraño o “friki”, en países como Estados Unidos, coleccionar muñecas es el segundo hobbie más importante del país, por lo que esta especie de sana “obsesión” es, en la actualidad, un “boom”.

Con más de 500 muñecas en su colección, la catalana Núria Simón, reconoce que esta afición “no es un juego de niños”. No sólo no lo es por la dificultad de encontrar ciertos ejemplares, sino por el elevado precio que tienen algunas de ellas, llegando a alcanzar los 800 euros.

Unos de los ejemplares mas caros son las “BJD”, como se cuenta en “Toyland. Made in Asia”, muñecas a las que no podría ponerse precio.

Objeto de deseo

Cuentan con un sistema de articulaciones en forma de bolas y con gran realismo, lo que las ha convertido en un objeto de deseo para los amantes de la “customización”.

Medina y Simón, además de indagar en las creaciones clásicas asiáticas, hacen en la obra un especial hincapié en aquellas que están triunfando en la actualidad.

“Lo chulo de este tipo de muñecas es que están en otro nivel, les tienes que cambiar de ropa, de complementos, o de pelo. Algunas son realmente como hijos y, en Asia, la gente las llevan como un hijo, a todos lados”, ha contado a EFE Estilo Medina.

 “Lo chulo de este tipo de muñecas es que están en otro nivel, les tienes que cambiar de ropa, de complementos, o de pelo. Algunas son realmente como hijos y, en Asia, la gente las llevan como un hijo, a todos lados”

Y tanto es así que, como ha detallado el que también es director de la revista digital Toyland Magazine, en un viaje a Japón no supo diferenciar si las chicas iban vestidas de muñecas o “las muñecas como las chicas”.

La muñeca asiática de coleccionismo, que poco a poco va tomando fuerza en España, supuso para los autores enfrentarse, durante la elaboración del libro, a muchos nuevos “descubrimientos” de los cuales “no tenían ni idea”.

Para Medina, este desconocimiento se debe también a que el mercado asiático de las muñecas está en “continuo movimiento y cambio”, ya que sus usuarios le ponen “mucha imaginación” y “mucha gracia” a la hora de comprar un producto”.

El mercado asiático de las muñecas está en “continuo movimiento y cambio”, ya que sus usuarios le ponen “mucha imaginación” y “mucha gracia” a la hora de comprar un producto”

Entre los 35 modelos de muñecas que ambos “profesionales del coleccionismo” muestran en el libro, podemos encontrar casos tan llamativos como las “Tokissi”, la última locura en el país del Sol Naciente, donde el último grito es “customizar animalitos”.

Se trata de conejos con cuerpo de humano, de aspecto “poco agraciado”, como describen ambos autores, y en la parte de atrás lucen una colita en forma de bola.

Sin diferencias sexuales

Pero también se encuentran muñecas que cuentan con una legión de seguidores en China, porque aquí no hay distinción de sexo.

Es el caso de las “Kurhn Dolls”, que parecen estar dispuestas a hacerle la competencia a la mismísima Barbie desde que aparecieron en 2004.

En España se conocieron bajo el nombre de “Adabela” pero sólo se pusieron a la venta modelos más “casual” de colegiala o de paseante de aspecto “muy simple”.

Y, como no podía ser de otra forma, “Toyland. Made in Asia”, recoge también a las conocidas “Blythe” que, en la actualidad, ha dejado de ser un juguete para niños para convertirse en un “caro” objeto de coleccionismo.

Las europeas

Si usted quiere hacerse con una muñeca asiática, sepa que de muchas de ellas se hacen pocas producciones y, como ha apuntado Simón, “no se encuentran en tiendas” y hay que acudir a tiendas on-line para conseguir una.

En la mente de estos dos amantes de las muñecas ya está la de hacer “Toyland. Made in Europe”. En este caso abordarán muñecas francesas, italianas o alemanas, mucho más comunes para nosotros.EFE

 

Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies