La sencillez y la ausencia de boato fue la tónica

Matilde de Bélgica, la elegancia clásica en una “monarquía delicada”

En un día clave, el de su entronización, Matilde de Bélgica eligió un modelo sobrio y sencillo

El estilo sobrio de Matilde de Bélgica.EFE/EPA/MICHEL GRONEMBERGER

El estilo sobrio de Matilde de Bélgica.EFE/EPA/MICHEL GRONEMBERGER

Madrid, (EFE).- En un día clave para la vida de una reina, el de su entronización, Matilde de Bélgica eligió un modelo sobrio y sencillo, acorde a su estilo habitual.

Su diseñador de cabecera, el belga Edouard Vermeulen, fue el artífice del vestido corto, de manga francesa y tono marfil en organza de seda, con escote barco drapeado y espalda en “uve” que lució Matilde de Bélgica en un día histórico. Un casquete a modo de tocado, perlas y dos pulseras de brillantes fueron su único aderezo.

Muy lejos de la reciente entronización de Guillermo y Máxima de Holanda, la ceremonia de los reyes belgas se caracterizó por la ausencia de boato y la sencillez.

Patricia Centeno, periodista especializada en política y moda, señala que la situación política del país ha marcado “este día” en el que no se quería caer en “estridencias”. “Se trata de una monarquía delicada y no tan ostentosa como otras”, ha dicho.

“En un día tan especial ha optado por un vestido y un ‘look’ de elegancia clásica y un diseñador belga”

“Matilde es una mujer discreta que no quiere ser el centro de las miradas aunque sabe que lo es. En un día tan especial ha optado por un vestido y un ‘look’ de elegancia clásica y un diseñador belga”, comenta la experta.

Asegura que todo el mundo esperaba un modelo y un estilo “más de reina”, pero ella “se ha mantenido fiel a su imagen, conservando la austeridad. No hay que olvidar que hay elecciones en el país el año que viene”, apunta Centeno.

 Fotografía facilitada por la Casa NATAN del diseñador Edouard Vermeulen con el vestido que luce hoy la Princesa Matilde, esposa del Príncipe Felipe, duque Brabante.EFE (SOLO USO EDITORIAL)

Fotografía facilitada por la Casa NATAN del diseñador Edouard Vermeulen con el vestido que luce hoy la Princesa Matilde, esposa del Príncipe Felipe, duque Brabante.EFE (SOLO USO EDITORIAL)

Color marfil

La elección del color, casi “inmaculado”, representa la “fidelidad y la calidez”, el símbolo de que “ha llegado la luz y el atractivo”. “Parecía una recién casada en una ceremonia civil”, explica Patricia Centeno.

 

“El estilo era más de primera dama que de reina y tiene que ver mucho con su carácter: calmado, sensato. No intenta provocar en el vestir, algo que le está funcionando muy bien”, porque es muy querida entre los belgas.

“Parecía una recién casada en una ceremonia civil”

Centeno apunta que su estilo es “clásico. Nunca pasa de moda. Se esperaba algo más deslumbrante en un día así, pero cada una aporta su toque”, comenta en referencia a otras princesas y reinas europeas.

El segundo vestido del día en rojo, muy favorecedor.EFE/EPA/FREDERIC SIERAKOWSKI

El segundo vestido del día en rojo, muy favorecedor.EFE/EPA/FREDERIC SIERAKOWSKI

Ya por la tarde, en las celebraciones en el Parque Real, frente al Palacio, la ya reina de los belgas lució un vestido en algodón rojo y rosa con estampado abstracto de flores y cuello drapeado asimétrico.

“El rojo es un color que le favorece. Ella tiene un estilo muy afrancesado y no hay que olvidar que se atiene mucho al protocolo”, explica para finalizar Patricia Centeno. EFE

Tagged with:
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud