Matilde será la nueva reina de los belgas.EFE/Julien WarnandMatilde será la nueva reina de los belgas.EFE/Julien Warnand
Será la nueva reina de los belgas

Matilde de Bélgica, la discreción de una reina

Matilde de Bélgica será, después de Máxima de Holanda, la segunda princesa europea que subirá el trono en el siglo XXI

Madrid (EFE).- Matilde de Bélgica será, después de Máxima de Holanda, la segunda princesa europea que subirá al trono en el siglo XXI después de que, de manera inesperada, Alberto II haya anunciado que abdicará el próximo 21 de julio en su hijo Felipe, duque de Brabante.

La futura reina se ha distinguido por su discreción y amabilidad; siempre en un segundo plano, pero con una agenda activa vinculada a temas sociales especialmente relacionados con la infancia.

Matilde y Felipe de Bélgica a su llegada a la cena de gala que ofrece la reina Beatriz de Holanda, hoy en en el Rijksmuseum de Amsterdam, a los invitados que asisten mañana a la coronación de su hijo, el príncipe Guillermo y su esposa, Máxima Zorreguieta. EFE/Ballesteros

Matilde y Felipe de Bélgica a su llegada a la cena de gala que ofrece la reina Beatriz de Holanda, hoy en en el Rijksmuseum de Amsterdam, a los invitados que asisten mañana a la coronación de su hijo, el príncipe Guillermo y su esposa, Máxima Zorreguieta. EFE/Ballesteros

Con la elección de Matilde, el Príncipe rompió una larga costumbre practicada por sus antecesores al elegir como esposa a una mujer con su misma nacionalidad. Catorce años de matrimonio avalan la solidez de su unión, que han tenido cuatro hijos: Elizabeth, Gabriel, Emmanuel y Eleonora.

“Nadie me presentó a Matilde. La vi y me dije: es ella”, dijo el príncipe Felipe

“Nadie me presentó a Matilde. La vi y me dije: es ella”, dijo el príncipe Felipe cuando la pareja se presentó por primera vez ante los medios.

 Princesa tímida

Durante sus primeros actos públicos su timidez era el rasgo más relevante de su personalidad. Sin embargo, el tiempo ha otorgado aplomo y serenidad a la princesa.

La princesa de Bélgica y próxima reina, nació en Uccle, Bélgica, el 20 de enero de 1973 y proviene de una aristocrática familia, del juez Patrick d’Udekem d’Acoz, y de la condesa Anne Komorowsy.

Antes de su enlace, la princesa, trabajó durante cuatro años, junto a su hermana Elisabeth, como logopeda

Habla neerlandés y francés, las lenguas oficiales de Bélgica, inglés e italiano y además tiene conocimientos de español.

Antes de su enlace, la princesa, trabajó durante cuatro años, junto a su hermana Elisabeth, como logopeda hasta que se oficializó su compromiso matrimonial con el príncipe Felipe. Es licenciada en psicología, estudios que finalizó estando ya casada y siendo madre de su primera hija, la princesa heredera, Elisabeth Therese Marie Helene.

Compromiso con la infancia

La princesa Matilde celebró su 40 cumpleaños junto a su familia EFE/Julien Warnand

La princesa Matilde celebró su 40 cumpleaños junto a su familia EFE/Julien Warnand

Su compromiso con personas vulnerables, en especial con la infancia y la mujer le llevó en 2000 a crear el Fondo Princesa Matilde además de a presidir misiones humanitarias en Níger y Mali invitada por UNICEF, poniendo el acento en los derechos de la infancia, la salud, la autonomía de la mujer, la erradicación de la pobreza y una “buena gobernaza”.

También aceptó ser representante especial de UNICEF y ONUSIDA  para sus campañas mundiales por los huérfanos y los niños vulnerables al SIDA y como tal, visitó Tanzania en 2006.

Este año, ha celebrado su cuarenta cumpleaños con el bagaje de llevar más de diez asumiendo una responsabilidad que ha sabido adaptar y ocupar como princesa de los belgas, sabiendo que el tiempo le llevaría a destacar en un rol de mayor relevancia.

La princesa Matilde de Bélgica posa junto al sello conmemorativo de su 40 cumpleaños. Julien Warnand

La princesa Matilde de Bélgica posa junto al sello conmemorativo de su 40 cumpleaños. Julien Warnand

Sencilla a la par que elegante

Matilde de Bélgica ha destacado siempre por tener un estilo sobrio y elegante en su manera de vestir. Clásica y con una clara preferencia por los tonos lisos y los trajes de chaqueta, en ningún momento su vestuario ha sido motivo de excesivos comentarios.

En las cenas de gala y en los encuentros con los miembros de las otras Casas Reales europeas la princesa ha optado por el pelo recogido, cuando su reducida melena se lo permitía. Y nunca ha destacado por su gusto por las joyas excesivas.

Los que serán sus súbditos tienen una buena opinión de ella y la complicidad con el futuro rey es evidente en sus miradas. Pero por si alguien tuviera alguna duda ella, lo dijo aquel 13 de septiembre de 1999, el momento en el que se presentó a la prensa: “Felipe me ayudará” a aprender las tareas que debe desempeñar una reina. EFE

Tagged with:
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies