• mas infoEl jardín japonés es una réplica del paisaje natural. Markus SchrollEl jardín japonés es una réplica del paisaje natural. Markus SchrollEl jardín japonés es una réplica del paisaje natural. Markus Schroll
  • mas infoEl musgo rojo simboliza las zonas de mayor densidad de población. Markus SchrollEl musgo rojo simboliza las zonas de mayor densidad de población. Markus Schroll
  • mas info"El musgo y su color refuerza la idea de las zonas más y menos pobladas de la isla" Markus Koll"El musgo y su color refuerza la idea de las zonas más y menos pobladas de la isla" Markus Koll
El jardín japonés es una réplica del paisaje natural. Markus SchrollEl musgo rojo simboliza las zonas de mayor densidad de población. Markus Schroll"El musgo y su color refuerza la idea de las zonas más y menos pobladas de la isla" Markus Koll
Japón es un jardín

Minimalismo japonés, en un jardín de sal

Un jardín japonés es un microcosmos de la naturaleza

Madrid, feb (EFE).- Un jardín japonés es un universo delicado, símbolo de la reflexión y la calma, una isla en la que el agua es el elemento principal, pero también el color y la textura de sus plantas.

Las zonas verdes simbolizan las menos pobladas de Japón. Markus Koll

Las zonas verdes simbolizan las menos pobladas de Japón. Markus Koll

“Un jardín japonés es un microcosmos de la naturaleza”, así lo expresa Esther Pizarro, la creadora del espacio “Un jardín japonés: topografías del vacío”, una instalación efímera, que ha abierto sus puertas en la Nave 16 de Matadero (Madrid), en la que ha recreado el mapa de población de ese país.

Su historia se remonta al siglo VI y proceden de China, una cultura que penetra en el país con el Budismo y la escritura kanji a través de las rutas comerciales entre los dos países.

Según Pizarro, en Europa entre los siglos XIX y primera mitad del XX se empieza a conocer mejor Japón a través de sus jardines a través de descripciones de este espacio, donde el tiempo se manifiesta cíclicamente de la vida a la muerte y a la vida de nuevo; o de la nada y el vacío a la existencia del mundo, cuyo carácter efímero demuestra su fragilidad.

El jardín japonés es una réplica del paisaje natural, ordenado de acuerdo con unos códigos, y una construcción cultural de símbolos compartidos. La norma principal es el enmarcado “shakkei” la condición principal para que un jardín exista.

Jardín topográfico

Japón tiene ocho regiones y 46 prefecturas, un mapa político que se representa en forma de jardín por la vegetación y el color.

“El musgo y su color refuerza la idea de las zonas más y menos pobladas de la isla”, comenta Pizarro a EFE Estilo.

Los rojos y naranjas identifican las zonas de mayor densidad de población; después llegan los amarillos y distintas escalas de verdes que indican las zonas menos habitadas.

“El musgo y su color refuerza la idea de las zonas más y menos pobladas de la isla”

Veinte bonsais indican las ciudades con más población de Japón, mientras que el suelo cubierto por “un mar de sal”, simboliza el agua que rodea el país. Un símbolo de lo que queda “cuando el agua desaparece”, explica la paisajista.

Advierte que esta “cartografía vegetal” se dibuja con volúmenes y plantas naturales que se han sometido a un proceso de liofilización, que permite con poca humedad mantener su color y su olor.

El agua es un elemento esencial en un jardín japonés. Markus Koll

El agua es un elemento esencial en un jardín japonés. Markus Koll

En la isla central, cajas luminiscentes trasladan el espacio conceptual de una tradicional casa de té, donde se captura el tiempo con cajas de luz que cambian su intensidad en función de la hora del día.

Esther Pizarro asegura que se trata de “veinticuatro horas en cinco minutos. Esto le hace ser un jardín vivo, donde el agua, componente fundamental de una jardín japonés, aparece como sonido virtual de olas rompiendo”.

Espacio de paz

Espacio de paz y reflexión en la que el espectador “se puede sentar para reencontrarse consigo mismo”, dice la autora, quien añade que ha tratado de recrear “un jardín vivo”.

El jardín intenta representar el efecto de “islas flotantes” entre la “niebla”, comenta la autora.

El jardín representa códigos estéticos con la “caligrafía, el arte y la tradición”

Este espacio efímero, que es posible visitar hasta el 20 de abril, es un proyecto dual enmarcado en el año España-Japón.

Manene Gras Balaguer es la comisaria y explica que además de imitar la naturaleza, el jardín también representa códigos estéticos con la “caligrafía, el arte y la tradición”. EFE

Tagged with:
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies