• mas infoMORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&COMORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&COMORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&CO
  • MORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&COMORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&CO
MORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&COMORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&CO

Morante, fuera de la etiqueta

El torero apareció envuelto en humo y recostado en un sofá de cuero viejo. Su fundón en una esquina, su capote de paseo en la otra

Madrid (EFE).- La mítica discoteca Joy Eslava, propiedad del no menos mítico Pedro Trapote, que ahora triunfa también vendiendo churros en China con San Ginés, se cubrió de un manto de claveles rojos, fresas y naranjas (amarillos no, que dan mal fario), para recibir la presentación de un Tour nada roquero. Sino todo lo contrario. Con sonido a flamenco, a brisa de las marismas, allá donde la inspiración de José Antonio Morante de la Puebla bebe, descalzo sobre su arena mojada.

MORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&CO

MORANTE DE LA PUEBLA/ MATEO&CO

 

Así es como aparece el diestro toreando en su vídeo promocional, realizado por su patrocinador (esto también es nuevo entre los taurinos, una gran aseguradora mexicana llamada GNP). Es una acción lejos de los cánones, dando un aire de modernidad a una temporada íntima, de 30 tardes bien seleccionadas, que por primera vez se ha anunciado por anticipado a sus seguidores, que no son pocos. Más 30 eventos, menos anunciados, más secretos, y con un autobús de gira por la España más aficionada.

Lo mejor de la presentación, sin lugar a dudas, ese vídeo, que merece la pena contemplarlo una y otra vez. Arte del arte. Imagen de Morante andando con sobrero de copa a la orilla del Guadalquivir, sobre los que tantos versos ha escrito el joven poeta Rafael Peralta Revuelta. Y mejor aún, la puesta en escena, que tantos quebraderos de cabeza dio a Trapote Jr., gran amigo del diestro.

Entre flores y humo

Enfundado en un esmoquin, que se salía de la etiqueta marcada para los invitados (traje oscuro, para los hombres, y cóctel para las mujeres), el artista apareció envuelto en humo y recostado en un sofá de cuero viejo. Su fundón en una esquina, su capote de paseo en la otra. Y una Carmen Chaparro, ésta más que enfundada, embutida, en un estrechísimo traje rojo y subida a unos altísimos botines negros, a los mandos.

Nuestra bloguera, Vero Veritas

Nuestra bloguera, Vero Veritas

Música callada en la arena y música de amigos íntimos de La Puebla del Río sobre el escenario. Palabras de colaboradores en el aire y la ilusión de muchos seguidores en la platea. Entre ellos la siempre risueña Cari Lapique, tan leal a Suárez, como lo es Patro, de Ladrón de Guevara, a la llamada de la mujer del apoderado del torero, Antonio Barrera.

O la siempre elegante Ana Peña, ganadera y dueña de la famosa fábrica de azulejos que hace competencia a la que promociona Isabel Preysler. Rostros de sorpresa ante esta tendencia de los toreros a presentar sus temporadas como si fueran giras de conciertos, y, sobre todo, muchas ganas de toros. Dentro y fuera de la etiqueta establecida. Mejor, casi, fuera.EFE

 

Tagged with:
Posted in Blogs

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies