• Cedida por Ona Carbonell. EFE.Cedida por Ona Carbonell. EFE.
  • mas infoONA CARBONELL durante una prueba de natación sincronizadaONA CARBONELLCedida por Ona Carbonell. EFE.
Cedida por Ona Carbonell. EFE.Cedida por Ona Carbonell. EFE.
Moda y deporte

Ona Carbonell, en la moda como pez en el agua

La capitana de natación sincronizada, estudiante del último curso de Diseño y Moda, ha creado varios de los bañadores que ha lucido su equipo

Madrid dic (EFE).- La capitana española de natación sincronizada, Ona Carbonell, tiene “la suerte” de poder combinar sus dos pasiones, el deporte y el diseño, campo en el que se lució con la creación de los bañadores del mundial de Barcelona 2013 y del Europeo de Berlín 2014. “Estoy viviendo un sueño”, dice la nadadora.

Ona Carbonell en su visita a la Agencia Efe.

Ona Carbonell en su visita a la Agencia Efe.

Ona Carbonell (Barcelona, 1990) suele verse entre la espada y la pared cuando le preguntan qué le gusta más, si la natación o la moda, aunque no cree que tenga que escoger, “el deporte y la moda siempre han ido de la mano, no son excluyentes”, explica a Efe Estilo durante una visita a la sede de la Agencia Efe en Madrid.

“Me paso ocho o diez horas dentro del agua cada día, soy un pez”, dice la nadadora

Le queda un año para acabar sus estudios de diseño y moda, pero de momento su vida está en el agua, donde pasa entre ocho y diez horas diarias. “Soy un pez”, dice con humor la deportista catalana, ganadora de tres platas y cuatro bronces en los Mundiales de Barcelona 2013, para los que diseñó un bañador inspirado en la arquitectura de Gaudí y adornado con Swarovskis tallados a mano.

El bañador, parte del mensaje

El bañador es parte del contenido en la natación sincronizada, “un elemento esencial para expresar la temática elegida”, explica Carbonell, quien eligió la canción “Barcelona”, himno de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 e interpretado por Freddie Mercury y Montserrat Caballé, para ambientar la puesta en escena de su equipo.

La expresión, el maquillaje y el bañador puntúan en la natación sincronizada

La natación sincronizada es un deporte muy visual, en el que no solo puntúan la técnica y la pulcritud de los movimientos, también la mirada, la expresión, el maquillaje y el bañador suman puntos para el estricto jurado.

Cedida por Ona Carbonell. EFE.

Cedida por Ona Carbonell. EFE.

La innovación y la creatividad son las características que debe aunar un diseño de este tipo, cuya misión es contar una historia. Y para ganar, Ona Carbonell lo tiene claro, “hay que arriesgar”.

Ella lo hizo cuando creó los bañadores con capucha, inusuales en la natación sincronizada, que llevó su equipo en los Campeonatos de Europa celebrados en Berlín en 2014, y que incorporaban un “body” negro estampado con el esqueleto de un robot en verde flúor.

“Había un plan ‘B’ por si la organización no admitía las capuchas”, confiesa la medallista.

Diseño funcional

“No se puede utilizar transparencias en algunas partes, el patrón en la cadera debe ser alto y las lycras ligeras y ceñidas al cuerpo”, dice

El diseño en los bañadores de alta competición debe estar al servicio de la funcionalidad. Por eso, hay unas pautas ineludibles a la hora de crear un traje de baño: las transparencias no pueden lucirse en el pecho o en el ombligo, el patrón en la cadera debe ser alto por la complejidad de los movimientos y los materiales deben ser “lycras” ligeras “y bien ceñidas al cuerpo”, explica.

La experimentación con materiales es constante en el equipo de diseño de Ona Carbonell, porque hay tejidos que, pese a ser muy visuales y brillantes dentro del agua, pierden sus facultades fuera de ella.

“Un buen diseño puede suponer una décima más en la puntuación”

Precisamente el brillo, a través de lentejuelas y pedrería cosidas artesanalmente, es un elemento estético muy generalizado en los bañadores de natación sincronizada, cuyo impacto sensorial en el jurado puede suponer “una décima más” en la puntuación, explica.

Estar tanto tiempo en el agua le obliga a hidratarse sin parar el pelo y la piel, y el tiempo que requiere ser una deportista de élite le obliga a ir a la universidad por la noche.

Salvo estas circunstancias especiales, Ona Carbonell es una chica normal, aficionada al arte, la danza y la moda, de las que “se prepara por la noche el ‘modelito‘ del día siguiente”, confiesa.

El deporte que ha elegido le supone muchos sacrificios, sobre todo la privación de tiempo libre para disfrutar con su familia y sus amigos, aunque al final, cuando sube a un podio, las largas horas de entrenamiento obtienen por fin su recompensa. EFE.

Cedida por Ona Carbonell. EFE.

Cedida por Ona Carbonell. EFE.

 

Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies