María de Villota con uno de sus parches favoritos./Multiplica ComunicaciónMaría de Villota con uno de sus parches favoritos./Multiplica Comunicación
Lució uno en blanco el día de su boda

El parche pirata: valentía y coquetería, en un accesorio

La literatura, el cine o el arte han mostrado a muchos personajes con un parche en un ojo, un complemento que ha incorporado a su imagen pública la expiloto María de Villota

Madrid (EFE).- La literatura, el cine o el arte han mostrado a lo largo de la Historia a muchos personajes con un parche en un ojo, un complemento que han incorporado a su imagen pública la expiloto María de Villota o el torero Juan José Padilla y que, apostando por la coquetería, los lucen a juego con su indumentaria.

Boda de Maria de Villota

Instantánea de boda de María de Villota junto a su novio Rodrígo García Millán, extraída de @mariavillota

Sin ir más lejos, hace unos días, María de Villota lo lucía blanco, a juego con su traje de boda, en una fotografía que ella misma publicaba en su perfil de Twitter. La expiloto había contraído matrimonio con Rodrigo García Millán, su entrenador personal, de 29 años, y regalaba a los internautas un posado-testimonio junto a estas palabras:  “Quiero compartir con todos vosotros que Rodrigo y yo nos hemos casado en Santander. Estamos muy felices”, fue su sentir tras una boda que llegaba por sorpresa.

De colores

Pero la expiloto de F-1 suele preferir sus parches de colores, sobre todo, rojos o azules, aunque también los tiene negros porque, según ha confesado a Efe Estilo, “combinan con todo”.

Eso sí, en su colección tampoco faltan modelos con estampados de “escamas de pez” o “tipo Chanel”.

“¡Ya que lo tienes que utilizar, échale imaginación!”, ha exclamado.

Ironías de la vida, la velocidad no fue la que, en 2012, cambió la vida a esta expiloto madrileña, sino un choque contra la rampa elevadora de un camión de apoyo de su escudería, “Marussia”.

María de Villota posa con un parche azul, uno de sus colores favoritos.EFE/Kote Rodrigo

María de Villota posa con un parche azul, uno de sus colores favoritos.EFE/Kote Rodrigo

“Con el impacto perdí todos los nervios de la parte frontal derecha y también perdí la sien muscular, entonces me quedaban dos opciones, o llevar el parche o pasarme la vida con unas gafas de sol”, ha detallado, al tiempo que se señalaba su “ojillo izquierdo”, ese que esta mujer con mayúsculas necesita porque “es muy expresivo” y le sirve para “comunicar”.

“Me quedaban dos opciones, o llevar el parche o pasarme la vida con unas gafas de sol”

Y por eso, por no tapar su ojo izquierdo, De Villota ha explicado que sólo es capaz de llevar gafas de sol “un ratito y si hace sol”, y luego se vuelve a “enfundar” el parche.

“Soy yo, y no tengo nada que esconder, al revés, estoy orgullosa de lo que ha sido mi vida”, ha confesado.

A partir de un retal

Un orgullo que intenta transmitir a otras mujeres que, al igual que ella, han perdido un ojo. Y por eso se lamenta de que no sea fácil encontrar parches, y haya que acudir a costureras para que te hagan uno a tu medida y gusto.

Precisamente de un retal de tela azul que tenía la modista de su familia, Maribel, salió el primero que lució, y que a día de hoy es su “favorito”.

El pirata de los ruedos

Al torero jerezano Juan José Padilla ahora le llaman el “pirata de los ruedos”, y se lo merece. No sólo por lucir un parche en su ojo izquierdo, tras sufrir en 2011 una grave cornada en la plaza de toros de Zaragoza, sino también por ser como esos hombres que surcaban los mares en busca de tesoros: un valiente.

Valeroso porque “Marqués”, un morlaco de 500 kilos, no consiguió quitarle las ganas de seguir pisando plazas.

“Sabía que el torero salvaba al hombre tras la situación tan angustiosa que viví después de la cornada, sobre todo cuando veía a compañeros míos que lloraban al verme la herida”

“Sabía que el torero salvaba al hombre tras la situación tan angustiosa que viví después de la cornada, sobre todo cuando veía a compañeros míos que lloraban al verme la herida”, ha contado a Efe Estilo el matador.

A su vida llegó el parche

Y así, tras tomar esa decisión, pero aún con una “herida desagradable” que le marcaba la cara, a su vida llegó el parche.

“El primero me lo regaló el ganadero de la ganadería del toro que me pegó la cornada, pero era bastante grande, de plástico y no se adecuaba a lo que yo quería”, ha detallado el torero.

“El primero me lo regaló el ganadero de la ganadería del toro que me pegó la cornada”

Al poco tiempo, su gran amigo, el torero Morante de la Puebla, le habló de Adriana Eslava, hija del torero colombiano Pepe Cáceres, quien desde los 23 años luce un parche en su ojo derecho tras sufrir un atentado.

Foto del torero en los ruedos

El torero, luciendo uno de sus parches, en los ruedos.EFE/Jesús Diges

“Ella se confeccionó sola su primer parche de tela tras el atentado -ha contado- y ha ayudado a mucha gente. Morante contactó con ella y me hizo uno”.

Arte pirata, a cosidos

A partir de aquí, Padilla fue perfeccionando el “arte pirata” hasta llegar a tener su “propio museo de parches”, muchos de ellos cosidos por él mismo.

“Al principio sí que cambiaba de colores, tenía algunos de tipo cacería, otros deportivos, de ropa vaquera, pero luego decidí marcar tendencia y llevarlo a lo pirata, en negro”.

Padilla y De Villota son dos ejemplos de superación, de cómo la vida, aunque parezca imposible, siempre da la oportunidad de reinventarse. EFE

 

Tagged with:
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies