• mas infoDelPozo apuesta por vestidos princesa para una mujer de hoy. EFE/Miguel Rajmil.DelPozo apuesta  por vestidos princesa para una mujer de hoy. EFE/Miguel Rajmil.DelPozo apuesta por vestidos princesa para una mujer de hoy. EFE/Miguel Rajmil.
  • mas infoJorge Vázquez aporta un dosis dulce, muy de princesa al estilismo. EFEprincesa modaJorge Vázquez aporta un dosis dulce, muy de princesa al estilismo. EFE
DelPozo apuesta  por vestidos princesa para una mujer de hoy. EFE/Miguel Rajmil.Jorge Vázquez aporta un dosis dulce, muy de princesa al estilismo. EFE

Érase una vez una princesa…

Érase una vez una princesa con escote corazón,  vestidos largos y vaporosos,  faldas de efecto miriñaque y los tules en su maleta de verano.

Madrid, 2017. (EFE).- Desde que las niñas ya no quieren ser princesas, sino “it girl, y las princesas dejaron de vestirse con opulentos estilismos, la moda se reinventa y propone un ‘look’ principesco democrático, moderno y muy de la calle, actual.
Cargado de romanticismo, el tul es un tejido etéreo, con estructura en forma de red y fabricado con hilo multifilamento. Su versatilidad se imponen en las propuestas de gala y se presenta en forma volante, pliegues, pétalos de rosas o sutiles plisados.

“El escote corazón favorece a las mujeres delgadas, con un bonito y atractivo busto, no es apto para todas”, explica la estilista Pepa Fernández, del Armario de Pepa
Muchas firmas como DelPozo, Duyos, Jorge Vázquez, Valentino, Oscar de la Renta, o Emilio de la Morena han decidido envolver la silueta femenina con este tejido que admite tonos tan luminosos como el verde, pasando por el rojo, azul celeste, rosa bebe, coral y negro.
La presencia del escote corazón aporta una dosis dulce muy potente al estilismo de princesa. Esta temporada se impone en prendas de cuero así como en modelos de noche bordados o realzados con apliques de cristal. “Favorece a las mujeres delgadas, con un bonito escote y un atractivo busto, no es apto para todas”, explica la estilista Pepa Fernández, del Armario de Pepa.

princesa moda

Vestido firmado por Valentino. EFE

Para las princesas más soñadoras, Marc Jacobs propone conjuntos con vistosos volantes, mientras que Fendi prefiere minivestidos en rosa empolvado, fruncidos a la cintura y lazada en el escote.
Si excéntrica es la princesa de Molly Goddard que propone abultadas faldas de tul, delicada y sugerente es la de Chloé con un mini vestido de volantes realzado con coquetos encajes y delicadas puntillas.

En el armario de la nueva princesa, no falta un vestido largo negro, que esta temporada se muestra más atrevido y travieso

 

Érase una princesa con miriñaque y corsé

La falda de efecto miriñaque se impone este temporada, pero ¿qué es el miriñaque? Una falda almidonada guarnecida con aros, a modo de armazón, que tuvo su origen en 1850.
“Su estructura es similar a la de una jaula de hierro que contribuye a aumentar el volumen a la figura de la mujer, confiriéndole una silueta acampanada”, detalla Elvira González Asenjo, comisaria de la exposición “Jaulas doradas”,
A pesar de su rigidez, esta estructura aportaba gran ligereza al movimiento de la mujer, “ya que sostenía las faldas del traje sin necesidad de utilizar múltiples capas superpuestas”, puntualiza.
Hoy, este patrón se lleva. Unas apuestan por lucir una falda sobre un vestido y otras prefieren un diseño de Leandro Cano o de Yohji Yamamoto.

“El corsé define la cintura y realza los atributos de la mujer, dando forma al pecho y redondeando las caderas”, dice Lorenzo Caprile.

Fabricar un corsé en el siglo XVIII era una ocupación importante y especializada, “pues requería un profundo conocimiento de la moda, la anatomía de la mujer y la sastrería”, dijo a EFE Edwina Ehrman, comisaria de la exposición “Desnudarse:una breve historia de la ropa interior”.
El fabricante solía visitar a sus clientas en sus casas “para tomarles medida, lo que implicaba un íntimo y estrecho contacto con la mujer y su cuerpo”, añade Ehrman.
Jean Paul Gaultier rescató el corsé del olvido y Madonna fue la encargada de lucirlo. Desde los albores de los año 90, el corsé se viste como si fuera una camiseta, eso sí en versión nocturna y con un halo provocativo.
“Es la esencia de la feminidad”, así define al corsé Lorenzo Caprile, diseñador, que se hizo conocido por introducir la silueta del corsé en los vestidos de novia, ha reconocido que no ha inventado nada.

princesa moda

Corsé diseñado por Maya Hansen. EFE/Zipi

Caprile reconoce que el corsé define la cintura y realza los atributos de la mujer, dando forma al pecho y redondeando las caderas.”Antes no existía ni el pilates, ni la cirugía estética, la única forma reducir alguna talla era recurriendo al corsé”, añade.

Vestido largo, imprescindible

En el armario de la nueva princesa, no falta un vestido largo negro, que esta temporada se muestra más atrevido y travieso con rotundas aperturas y cortes, además de ricos tejidos como encajes o brocados, así los propone Alexander Mcqueen, Altuzarra, Christian Dior, Chanel, Oscar de la Renta o Mugler.
Al lado del clásico modelo negro hay hueco para un vestido de raso fluido, ese modelo lencero, efecto segunda piel, que muestra el lado mas sensual de la mujer. Su ligereza y fluidez brinda mayor oportunidad al movimiento. Los modelos con tirantes muy finos y escotes en forma de “uve” o bien con cortes asimétricos son los más deseados. EFE

Tagged with:
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies