EFE/Cedida por PlanetaEFE/Cedida por Planeta

“¡Qué se le van las vitaminas!”, el libro que te hará “vivir más tranquilo”

¡Tapa el zumo, que se le van las vitaminas!, ¿cuántas veces habremos oído esto? Dichos como este son rebatidos en el nuevo libro de Deborah García Bello, que desmiente las clásicas creencias populares a través de la ciencia, para que “la gente viva más tranquila”.

Madrid, feb (EFE).- De los más “curiosos”, a los más “serios”, como “el movimiento anti vacunas”, una creencia que García Bello también desmonta. “No vacunar a los hijos por falsas leyendas es muy peligroso. Creo que estas cosas hay que desmentirlas”, asegura la autora en una entrevista con Efe Estilo.

Por ejemplo, García Bello afirma que el chocolate no es el causante de la aparición de acné, al igual que el bicarbonato no blanquea los dientes. Ideas erróneas, según la escritora, muy presentes en el imaginario popular, que condicionan a las personas.

“No existe ninguna evidencia científica que relacione el consumo de chocolate con el acné“, explica la experta. La aparición de esos “granitos”, se debe al azúcar que contiene, por lo que aconseja que lo mejor es “tomar chocolate sin azúcar”.

Para blanquear los dientes, los remedios caseros tampoco funcionan y, concretamente, el bicarbonato es una sustancia abrasiva que, mediante un proceso de fricción, ataca directamente el esmalte causando daños “irreparables”.

Aunque, en un principio, parezca que da resultado, es porque “elimina la capa oscurecida de los dientes, pero a largo plazo resultará muy perjudicial para la salud dental”, matiza García Bello.

Otro de las supuestas verdades es, por ejemplo, que el vino es bueno para la salud. Que nuestra cultura lo tenga como tradición, no es la excusa para consumirlo ya que, “está científicamente demostrado” que el vino produce problemas cardiovasculares y hasta “seis tipos de cáncer”.

que se le van las vitaminas libro

EFE/Cedida por Planeta

Una larga lista que incluye otras creencias como que el uso de plástico para envasar alimentos es malo para la salud. Esto tampoco es cierto, según García Bello, porque pasan “estrictos” controles de calidad y, aunque el Bisfenol A (sustancia estrogénica del plástico que interfiere en las hormonas) quedara libre y pudiéramos ingerirlo, es fácilmente eliminable por la orina.

Las ondas del microondas tampoco nos dañan, ya que en la puerta del electrodoméstico, existe una lámina de metal que impide que salgan dichas ondas y que además, hace que reboten hacia el interior.

Al igual que no es cierto -asegura-, que los productos cosméticos sean testados en animales, al menos en Europa, ya que es imposible comprarlos o venderlos legalmente. Si nos suena el nombre de la marca de estos productos, es inviable que hayan empleado los animales como objeto de experimentación, explica.

“No es necesario preocuparse por ciertas cosas como los mitos. No hay tanta maldad, todo es más seguro que nunca, por eso me empeño en acabar con ellos”, ha insistido la escritora gallega, que ha amado la literatura y la ciencia a partes iguales desde que era niña.

Muy realizada con su profesión y con la divulgación de su tercer libro, “Qué se le van las vitaminas” (Paidos), Deborah García Bello siente que su nueva obra “va viento en popa” y explica, con especial dedicación, por qué la homeopatía no funciona.

“La homeopatía es una pseudociencia que en ningún ensayo clínico ha dado resultados más allá del efecto placebo”. Son “medicamentos” sin ningún principio activo que se presentan como si lo tuvieran, de manera que engañan al cuerpo, aliviando las dolencias de una forma psicológica.

Su primera publicación fue con tan solo 18 años; un poemario. La segunda, un libro algo más contemplativo y reflexivo sobre la belleza en la ciencia, y “este último es el más fresco y divertido”. “Cada capítulo empieza con una historia distinta y es bastante más dinámico”, ha detallado Deborah García Bello.

La química gallega, quién confiesa que vive haciendo lo que le gusta, también desmiente curiosidades como la idea de que los móviles dañan las bandas magnéticas de las tarjetas.

Para borrar la información que contienen, es necesario un imán lo suficientemente potente como para alterar la polaridad de las sustancias de las bandas magnéticas y, “los imanes cotidianos como los del teléfono o los de los cierres de los bolsos, no son lo suficientemente fuertes como para lograrlo, explica.

¡No tapes el zumo, que no pierde las vitaminas!

Empezó siendo profesora, lo que le ha hecho amar la divulgación, desde escribir en su blog a dar charlas con las que se lo pasa “pipa” o a ser totalmente activa en redes sociales.

Dedica su nuevo libro a sus padres, que sufrieron mucho por los problemas de alimentación que padeció en la infancia, ya que con apenas 7 años fue diagnosticada de anorexia nerviosa.

Pero, cuenta, que a pesar de que la falta de apetito no le permitía comer, nunca dejó de tomar el zumo de naranja de su abuela, “recién exprimido”.

“Aunque no sea verdad que cure un resfriado o aunque no sea tan sano como una naranja, nunca voy a dejar de tomarlo, porque me gusta y prefiero seguir sintiendo ese placer”, ha concluido.EFE

Tagged with: , ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125