• Diseños de Lucía Andrade en el Mercado de Motores (Madrid). EFE/L.ADiseños de Lucía Andrade en el Mercado de Motores (Madrid). EFE/L.A
  • La diseñadora Lucía Andrade. EFE/L.A
  • Espacio de Mercado de Motores donde Lucía Andrade dio a conocer su ropa. EFE/L.A
Diseños de Lucía Andrade en el Mercado de Motores (Madrid). EFE/L.ALa diseñadora Lucía Andrade. EFE/L.AEspacio de Mercado de Motores donde Lucía Andrade dio a conocer su ropa. EFE/L.A
De "hobby" a modo de vida

Ropa de segunda mano, una idea de primera

Lucía Andrade es una mujer emprendedora que customiza ropa de segunda mano para venderla después por Internet

Madrid,  (EFE).- Lucía Andrade es un ejemplo de mujer emprendedora y, además de poner en marcha una idea, “aun consciente del riesgo a fracasar”, también ha hecho de una afición un modo de vida. Su negocio, de momento exitoso, consiste en reciclar ropa de segunda mano para comercializarla después por internet.

Lucía Andrade recicla ropa y luego la vende por internet. EFE/L.A

Lucía Andrade recicla ropa y luego la vende por internet. EFE/L.A

Siempre le ha gustado la moda y, aunque ha estudiado Publicidad y Relaciones Públicas, de niña su afición era decorar la ropa de su madre y de sus hermanas con parches y botones. Ahora, esa afición infantil se ha convertido en su trabajo y se pasa horas rastreando ropa de segunda mano en mercadillos y tiendas con el fin de personalizarla y venderla en la web Asos.

Una idea original

 

Esta madrileña de 26 años entiende la moda como “un vehículo de comunicación” y asegura que su idea surgió a raíz de su afición por comprar ropa a través de internet: “No me gusta el agobio de las tiendas”, declara a Efe Estilo, así que la web es para ella una especie de cajón de sastre donde encontrar moda “más original”.

“Cuando me despidieron estuve un día meditando sobre qué hacer. Al día siguiente me levanté de la cama y me puse en marcha”

Después de entregarse en cuerpo y alma a un trabajo en una agencia de medios varios años, le comunicaron que estaba despedida. Tras un día de reflexión, Andrade se levantó de la cama y comenzó a forjarse su propio destino, con una buena dosis de valentía y entusiasmo.

Desde entonces, no hay rastro (su mercado callejero preferido es el de La Latina, en Madrid) ni tienda de ropa al peso o “vintage” que se le resista, porque, entre toda la cantidad de prendas que encuentra en estos lugares, es capaz de olfatear qué telas pueden formar una falda casual o a qué chaqueta de flecos le sentará bien un intrincado vaquero.

Lo nuevo y lo viejo se unen

“Compro ropa que la gente no quiere, la arreglo y, después, la ‘customizo'”, explica la empresaria, quien propone un estilo siempre desenfadado y fusionista a través de “ropa cómoda, camisetas cortadas y vestidos que casan lo nuevo y lo viejo”.

En Buenos Aires es capaz de encontrar una chaqueta de Escada y proveerse del mejor cuero; en el alternativo barrio de Camden (Londres) recolecta bolsos antiguos, pulseras, collares y sudaderas “vintage” y, en Madrid, acude a los lugares más recónditos en busca de una prenda única.

Una modelo luce uno de los diseños ideados por Lucía Andrade. EFE/L.A

Una modelo luce uno de los diseños ideados por Lucía Andrade. EFE/L.A

Los vaqueros Levis son su prenda fetiche por su versatilidad, que le permite cortarlos tipo “short”, añadirles flecos o coserles una tela procedente de una falda vieja. Su triunfo en un portal de venta de ropa online ha sido tanto que ha pasado de ser una vendedora particular a constituirse como tienda, lo que le reportará más visibilidad entre los potenciales compradores.

La plataforma donde se ha dado a conocer quedó encantada con su estilo natural y le propuso este pequeño ascenso, del que se siente “muy orgullosa” después de “interminables horas de trabajo“.

“Los españoles son reticentes a comprar por internet y no asumen bien la ropa de segunda mano”

Su aventura empresarial comenzó con la venta, en dos semanas, de cuatro prendas, y en la actualidad esta cifra asciende a los siete artículos exclusivos vendidos por semana, si bien el mercado español sigue siendo su principal objetivo: “Los españoles son reticentes a comprar por internet y no asumen bien la ropa de segunda mano“, afirma, “aunque la crisis está modificando este comportamiento”.

Andrade fue consciente desde el principio de que su idea era buena y la llevó a cabo pese a contar con un presupuesto inicial de 300 euros. Hoy dice que aún le queda ese temor a que las cosas se tuerzan, pero, al fin y al cabo, “el que no arriesga no gana” y, además, el miedo y las inseguridades momentáneas son, precisamente, lo que le suele impulsar hacia delante. EFE

Tagged with:
Posted in Moda

Efe Estilo en Twitter
EFEEMPRESASEFEturPractica españolEFEagro
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies