• mas infoSillas Luis XV en plata combinan a la perfección con rosas intensos y blancos en este restaurante japonés.I.TapiaSillas Luis XV en plata combinan a la perfección con rosas intensos y blancos en este restaurante japonés. I. Tapia
  • mas infoLos colores también sufren prejuicios. I. TapiaLos colores también sufren prejuicios.
  • mas infoEl rosa ha dejado de ser un color infantil. I. TapiaEl rosa ha dejado de ser un color infantil. I. Tapia
Sillas Luis XV en plata combinan a la perfección con rosas intensos y blancos en este restaurante japonés. I. TapiaLos colores también sufren prejuicios.El rosa ha dejado de ser un color infantil. I. Tapia
Los colores también viven sus prejuicios

¿Miedo al rosa?

Hay colores que condicionan un espacio, una vida, pero “no hay que tener miedo al color”, advierte, tajante, la decoradora Adriana Nicolau

Madrid, (EFE).- Hay colores que condicionan un espacio, una vida. Tonos determinantes y predestinados que pueden cambian por completo con la mirada de quien sabe ver más allá. “No hay que tener miedo al color”, como advierte, tajante, la decoradora Adriana Nicolau.

Adriana Nicolau es una diseñadora atrevida y provocadora. I-Tapia

Adriana Nicolau es una diseñadora atrevida y provocadora. I-Tapia

Adriana Nicolau construye a partir de esa frase todo un universo decorativo y “sensitivo” en uno de sus últimos trabajos. Reconoce que su mirada va más allá del espacio que ve antes de decorarlo. Ve sus posibilidades sin saber muy bien “de dónde le llega esa percepción”.

De niña, ordenar su habitación ya incluía también cambiar los muebles de sitio, recuerda entre sonrisas al descubrir que desde hace mucho siente pasión por la decoración.

La decoradora castellonense aplica su buen hacer, además de en viviendas y tiendas, en la decoración de restaurantes, ámbito en el que ella también es empresaria.

Su gran éxito ahora proviene del ámbito de la restauración, en el que, a través de la franquicia que gestiona, Miss Sushi, y de su propio restaurante, ha tenido la libertad de crear ambientes muy distanciados de la palabra convencional.

Detalle de una lámpara de Miss Sushi. I. Tapia

Detalle de una lámpara de Miss Sushi. I. Tapia

Rosa es el color que lo inunda todo sin resultar empalagoso. Un tono que resalta, busca ser “creativo” y a la larga “te copian por no querer ser uno más”. El resultado es sorprendente, alejado de los tonos bambú, marrones, verdes y negros, tan recurrentes en este tipo de restaurantes.

Alarde de sofisticación

Sofás “capitoné” en terciopelo gris y fucsia con brillos de Swarovski a medida, barandillas pintadas en el mismo color, sillas Luis XV con un tapizado metalizado; espejos barrocos y lámparas con flores y rincones con chimeneas de “anticuario” pintadas de rosa.

Renos luminosos y luces de neón en las ventanas que acompañan esta gama cromática iluminan la deliciosa comida japonesa de su restaurante, en un ambiente que solo recuerda al país asiático en el tapizado de los sillones de espera del baño.

Una franquicia que tiene imagen de marca, pero que “no es estándar”, algo que ahora mismo está pasado de moda en el sector.Quería

“Quería crear un ambiente en el que se provocara la emoción y el desconcierto”

“Mi objetivo era provocar. Me costó mucho convencer a mis socios de que la idea era buena. Quería crear un ambiente en el que se provocara la emoción y el desconcierto. Que se desataran sensaciones por la calidad de la comida, del ambiente, de la música y la iluminación, algo que cuido mucho”, explica Adriana Nicolau.

“La luz es muy importante: no te puede deslumbrar, y para ello hay que colocarla a la altura adecuada”, indica.

Todo sin olvidar que se trata de un restaurante que debe ser cómodo y atractivo para el cliente. “Cuando entro en uno, me doy cuenta rápido si está creado por un decorador o si lo ha hecho una persona especializada en hostelería”, ya que debe tenerse en cuenta la comodidad del asiento y la distancia entre comensales, con el objetivo de que el local “fluya”.

En la decoración de un restaurante es fundamental  la comodidad del asiento y la distancia entre comensales

“La comida tiene que ser buena. No hay que olvidar que estamos en un restaurante, pero debe de unirse a un conjunto de circunstancias para que provoque una experiencia en todos los sentidos”.

Su inspiración viene de Londres y París, ciudades a las que viaja con frecuencia y de las que absorbe todas sus tendencias.

Algo que también busca cuando su trabajo está vinculado a un hogar adonde traslada y adapta todo lo que ve. “En ese momento, tienes que ser un poco psicólogo y ver qué es lo que en realidad necesita el cliente para que el resultado final sea parecido al de un hogar para él”. EFE

 

Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies