EFE/RAMÓN DE LA ROCHAEFE/RAMÓN DE LA ROCHA

Conocer a Stephen Hawking a través del cine

Stephen Hawking, que siempre esperó “una muerte temprana”, consideraba la vida un regalo y el tiempo “muy valioso”. “Odio malgastarlo”, decía

Madrid, mar (EFE).- El físico británico Stephen Hawking, quizás el científico más famoso del mundo, fallecido en Cambridge a los 76 años, se ha ido dejando regalos para la ciencia y la vida, con un loable historial de influyentes teorías, libros que se conviertieron superventas, decenas de premios y hasta una película, “”The Theory of Everything” (La teoría del todo), que recomendamos encarecidamente.

Desafiando todos los pronósticos, Hawking, nacido el 8 de enero de 1942 en la ciudad inglesa de Oxford, convivió con una destructiva enfermedad cuyos afectados suelen tener una expectativa de vida de entre dos y cinco años.
En 1963, a los 21 años, se le diagnosticó con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una dolencia degenerativa que le postró en una silla de ruedas y le obligó a comunicarse mediante una computadora que manejaba los músculos faciales.

stephen hawking cine

La actriz británica Felicity Jones (dcha) posa junto al actor británico Eddie Redmayne (izda) a su llegada al preestreno de la película “La Teoría del Todo” en 2014. EFE/TIMMY MORRIS

El ejemplar científico, que siempre esperó “una muerte temprana”, consideraba la vida un regalo y el tiempo “muy valioso”.
“Hay tanto que quiero hacer. Odio malgastarlo”, declaraba hace una década.
En sus últimos años volvió a acercarse a su familia, después de divorciarse en 2006 de su segunda esposa y antigua enfermera Elaine Mason, por la que dejó a su primera mujer, Jane Wilde, en 1990.

La relación con Jane, con quien estuvo casado entre 1965 y 1995 y tiene tres hijos, Robert, Lucy y Timothy, y varios nietos, centra el argumento de la película de 2014 “The Theory of Everything”, protagonizada por Eddie Redmayne y Felicity Jones.
El filme, que convirtió al científico en una superestrella global y valió a Redmayne un Oscar, un Bafta y un Globo de Oro, se basa en la biografía “Travelling to Infinity: My Life with Stephen” que publicó su primera esposa en 2007.

Pese a los obstáculos que planteó su enfermedad, por la que estuvo a punto de morir varias veces, Hawking nunca dejó la investigación y mantuvo su labor de divulgación científica.

Doctor por la universidad de Cambridge, donde entre 1979 y 2009 ocupó la misma cátedra de matemáticas que fue de Isaac Newton, es conocido por sus rompedoras teorías, en particular la de la “radiación Hawking”, relativa a los agujeros negros.

Aunque no ha podido demostrarlo empíricamente, el mundo de la ciencia está en su mayoría convencido de que los agujeros negros efectivamente emiten esa radiación, que lentamente causa su evaporación.

Stephen Hawking, ejemplar en la física y en la vida

Su teoría sobre la formación del universo, y el consiguiente inicio del tiempo, con el Big Bang hace 15.000 millones de años a partir de un evento “singular” que rompió las leyes de la física, le ha valido también multitud de seguidores, pero no así el premio Nobel, que le elude por la falta de pruebas concluyentes.

En todo caso, el científico inglés, que rompió récords de ventas con su libro de 1988 “A Brief History of Time”, acumula multitud de condecoraciones y galardones, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias (1998) y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento (2015).

Además de respetado investigador, Hawking, miembro fundador del Centro de Cosmología Teórica de la universidad de Cambridge, participaba a menudo en actos de divulgación científica y opinaba frecuentemente sobre asuntos de actualidad -como el “brexit” o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), al que se opuso en el referéndum británico del pasado 23 de junio-.

Como miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias -aunque era ateo-, el noviembre de 2017 dijo en el Vaticano que preguntarse sobre “qué había antes del Big Bang” carece de sentido, pues “es como cuestionarse qué hay más al sur del Polo Sur”.
En el pasado afirmó que la ciencia convierte a Dios en “innecesario”, pues “las leyes de la física pueden explicar el universo sin la necesidad de un creador”.

Entre otras proezas, Hawking apareció en 1993 en la serie televisiva de ciencia ficción “Star Trek”, en 2007 hizo un vuelo en gravedad cero con la NASA y demostró su popularidad mundial al captar más de dos millones de seguidores a las pocas horas de activar una cuenta en Weibo, el Twitter chino. EFE

 

Tagged with: , , ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies