• El tatuaje es un arte efímero porque desaparece con la persona que lo lleva. EFE/ Taschen
  • El libro recoge los tatuajes de los nativos de diferentes partes del mundo, como Filipinias, Tahití o la Isla de Borneo.
El tatuaje es un arte efímero porque desaparece con la persona que lo lleva. EFE/ TaschenEl libro recoge los tatuajes de los nativos de diferentes partes del mundo, como Filipinias, Tahití o la Isla de Borneo.
Tatuajes, pasado y presente

La historia de un óleo llamado piel

Taschen edita una versión trilingüe de “1000 Tattoos”, un repaso visual por la historia del tatuaje

Madrid, (EFE).-Los tatuajes son casi tan antiguos como la humanidad- los primeros rastros de tinta se encontraron en una momia neolítica en los Alpes-, su significación ha variado con los años y las distintas culturas que se han apropiado de este arte han reivindicado a través de él rebeldía, pertenencia a un grupo o amores para siempre. La edición especial del libro “1000 tatoos”, que acaba de lanzar Taschen, explora la historia de este arte universal que da testimonio de lo que somos, y de lo que hemos sido.

Los tatuajes son casi tan antiguos como la humanidad, y encierran distintas connotaciones según la cultura. EFE/ Taschen

Los tatuajes son casi tan antiguos como la humanidad, y encierran distintas connotaciones según la cultura. EFE/ Taschen

La edición internacional en tres idiomas que edita Taschen (en inglés, francés y alemán) recorre a través de ilustraciones, fotos y dibujos el pasado y el presente de los tatuajes, en distintas épocas– desde los grabados del siglo XIX o el arte corporal tribal hasta las actuales técnicas realistas, pasando por los tatuajes de las mujeres del circo en los años 20 o los clásicos diseños de motoristas- y países.

El lector descubre los distintos géneros (etnográfico, clásico, japonés y contemporáneo) y tipos de tatuaje a través de “la historia de la técnica”, que revela los entresijos de un arte de masas que se desarrolló especialmente con la máquina eléctrica para tatuar, inventada en 1891 por Samuel Reilly, explica María Eugenia Mariam, directora de comunicación de Taschen.

Durante siglos, grabarse el cuerpo con tinta se consideró una costumbre bárbara en muchos países occidentales, donde solo los cantantes de hip hop o las personas que pretendían diferenciarse del resto de la sociedad y manifestar su desobediencia al sistema se atrevían a tatuarse. Sin embargo, en otras culturas el tatuaje era un talismán contra los malos espíritus o la revelación de una transición personal, “según el lugar, el tatuaje tiene diferentes connotaciones“, argumenta María Eugenia Mariam.

Plegarias, estados de ánimo o avisos para el enemigo

Las casi 500 fotografías del libro recogen tendencias pasadas y presentes del arte del tatuaje, desde los antiguos grabados manuales hasta las actuales técnicas realistas

En India o Tibet, los tatuajes sirven para recordar una plegaria, y en otras partes del mundo denotan un estado de ánimo o se emplean como repelentes contra los más osados enemigos, que ven en tatuajes con forma de pantera negra, de cráneo o de puñal “poderosos  símbolos” que hablan de la fiereza o de la beligerancia de quien los lleva grabados en la piel, relata en el libro uno de los editores, Henk Schiffmacher, una estrella del tatuaje que regenta un estudio en Ámsterdam (Países Bajos) y dirige el Museo del Tatuaje de este país.

Las casi 500 fotografías que ilustran la historia del tatuaje en “1000 Tattoos” incluyen los típicos tatuajes “in memoriam” propios del oeste, donde era muy común tatuarse el rostro o el nombre de un ser querido; los clásicos dibujos como corazones, mariposas, banderas, animales o mujeres desnudas que nunca han tenido fecha de caducidad; los tatuajes realistas que son hoy tendencia o los antiguos tatuajes que llevaban los nativos en Nueva Zelanda, Filipinias, Tahití o la Isla de Borneo, en 1900.

Estados de ánimo, religiosidad o gustos personales, los tatuajes revelan quiénes somos. EFE/ Taschen

Estados de ánimo, religiosidad o gustos personales, los tatuajes revelan quiénes somos. EFE/ Taschen

El tatuaje es un arte trascendente que permanece en la piel como una huella imborrable de la personalidad, de los miedos o de las pasiones más recónditas de las personas, pero a la vez es un arte efímero, volátil, “que desaparece con la persona que los lleva”, recuerda Schiffmacher en el libro, que ha editado junto al historiador de arte Burkhard Riemschneider, quien dirige una galería de arte en Berlín y ha publicado diversas monografías sobre artistas contemporáneos.

Los tatuajes evocan muchas reacciones, “sopresa, interés, admiración, consternación o puro aborrecimiento”, explican los editores. A simple vista, revelan aspectos de la personalidad y se convierten en el primer testimonio de lo que una persona es, de sus intereses, de su religiosidad, de las trascendencia de su espíritu o de su relación con la vida y la muerte.

Para todos ellos, este libro es una fuente de inspiración; para los “amateurs” o no iniciados, encierra todas las ideas “para un buen tatuaje”, afirma María Eugenia Mariam.

 

Tagged with: ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies