• mas infoBlume durante la presentación del "reality" del que es embajadora: "Desconexión Total". EFE / A&EBlume durante la presentación del Blume durante la presentación del "reality" del que es embajadora: "Desconexión Total". EFE / A&E
  • La modelo Verónica Blume durante la presentación de "Tribal Spirit. The secret party" de Mango. EFE/Marta Pérez
Blume durante la presentación del La modelo Verónica Blume durante la presentación de "Tribal Spirit. The secret party" de Mango. EFE/Marta Pérez

Verónica Blume: “El yoga es más que un estilo de vida, es una forma de respirar”

La modelo Verónica Blume tenía una carrera exitosa sobre las pasarelas, pero tras años de “duro” trabajo y al quedarse embarazada decidió “desconectar” para “conectar” consigo misma

Madrid, (EFE).- Con penetrantes ojos azules y 1,77 metros de altura, Verónica Blume arrasaba en el mundo de la moda, pero tras años de “duro” trabajo decidió “desconectar” para “conectar” consigo misma, un deseo que consiguió a través del yoga, lo que para ella es “más que un estilo de vida, una forma de respirar”.

“Ese momento en que te detienes, respiras y te conectas contigo misma me cambió la vida” Verónica Blume

“Ese momento en que te detienes, respiras y te conectas contigo misma me cambió la vida” ha explicado en una entrevista con EFE durante la presentación del “reality” del que es embajadora: “Desconexión Total”, del canal A&E, la nacida en Alemania y criada en Barcelona, quien mantiene que: “de vez en cuando, hay que parar y desconectar para volver a conectarse”.

De madre uruguaya y padre alemán, fichó por la agencia Ford y se trasladó a Nueva York, con tan solo 16 años, dispuesta a convertirse en una de las mejores “top models”, lo que le llevó a desfilar para Chanel, Calvin Klein o Tommy Hilfiger, entre otros, y a posar para fotógrafos como Richard Avedon, quien la retrató para el Calendario Pirelli.

Sin embargo, tras diez años trabajando en el mundo de la moda decidió “re-formular” su vida al quedarse embarazada de su primer y único hijo, Lian, de 13 años, momento en el que entró en contacto con el yoga.

“Sentí esa llamada de ‘no quiero más, lo dejo todo y me voy'”, explica la yogui. Una vía alternativa “super-glamurosa” para Blume con la que consiguió llevarse “mejor” con el mundo que le rodea y, sobre todo, “consigo misma”.

Veronica blume

Verónica Blume luce creaciones de Duyos durante la cuarta jornada de la Mercedes Benz Fashion Week. EFE/JJGuillen

“Todas mis dudas y pánicos existían cuando vivía en el mundo del ‘flash’ y del ‘glamour’, descalza, en el monte y practicando yoga estoy en mi salsa”, explica.

“Con el yoga también aprendí a simplificar y deshacerme de las cosas innecesarias”, afirma Blume

Bajo la máxima de desconectar del mundo para conectar con la naturaleza y su “yo interior”, la ex-modelo se mudó a la parte “más rural” de Ibiza, a una casa en la que, según explica, se necesitaba un vehículo todoterreno para acceder, no disponía de Internet, ni tenía cobertura telefónica.

“Con el yoga también aprendí a simplificar y deshacerme de las cosas innecesarias”, afirma Blume, quien sostiene que esta disciplina milenaria tiene “muchísimos” beneficios, desde “mejorar” la relación mente-cuerpo, a “aprender a escucharse” en todos los niveles.

Después de dos años de “desconexión”, con un bebé de 48 meses, volvió a la península para hacer realidad una de sus “principales” motivaciones, su centro de yoga: “The Garage”, y vivir de una forma más “consciente”, instalándose a las afueras de Barcelona, entre la ciudad y el campo.

Verónica Blume practica el yoga y el “mindfulness”

Blume sigue manteniendo algunos “tips” de desconexión, como no tener televisor en casa, razón por la que -asegura- su hijo adolescente está “indignado”, pero que para la maniquí que se subió a la pasarela de la firma Duyos en la pasada Mercedes-Benz Fashion Week supone dejar espacio a “muchas” otras cosas, como las reuniones familiares, pasear en la naturaleza o divertirse con juegos de mesa.

“Mis momentos de desconexión-conexión pasan mucho por la naturaleza, los sentidos, la música o los sabores”, asegura Verónica Blume

“Cuando la gente ve que no tengo televisor en casa me pregunta: ¿qué hacéis por las noches?, y yo siempre contesto: ¡hay tantas cosas que hacer!”

Otros trucos “mindfulness” en el día a día de Blume pasan por “dedicarse tiempo” a ella misma o practicar la “respiración consciente”. Dos aspectos “esenciales” para funcionar mejor y controlar en totalidad cuerpo y mente.

“Mis momentos de desconexión-conexión pasan mucho por la naturaleza, los sentidos, la música o los sabores”, pequeños detalles de la vida, que le hacen “valorar” más las cosas “sencillas” y que no se compran, así como “expresar” gratitud con todo lo que le rodea.

Además de “yoggi”, Blume es una vegana declarada, aunque ha explicado que ha tenido épocas “muy radicales”, en las que realmente parecía un “huerto ecológico andante”, como cuando dejó de comer carne con 16 años, en una acto de “rebeldía”. Con el tiempo asegura haber aprendido a diferenciar qué le sienta “bien” y que no hay necesidad de ser “tan” radical.EFE

Tagged with: , ,
Posted in Personajes

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasEfe salud