• mas infoIgnacio Zuloaga Retrato de la condesa Mathieu de Noailles, 1913 Museo de Bellas Artes de Bilbao Inv. 82/50 Foto: © Bilboko Arte Ederren Museoa-Museo de Bellas Artes de Bilbao © Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017Ignacio Zuloaga
Retrato de la condesa Mathieu de Noailles, 1913 Museo de Bellas Artes de Bilbao
Inv. 82/50
Foto: © Bilboko Arte Ederren Museoa-Museo Ignacio Zuloaga Retrato de la condesa Mathieu de Noailles, 1913 Museo de Bellas Artes de Bilbao Inv. 82/50 Foto: © Bilboko Arte Ederren Museoa-Museo de Bellas Artes de Bilbao © Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017
  • mas infoIgnacio Zuloaga Celestina, 1906. Foto: Archivo Fotográfico Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía © Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017Zuloaga exposiciónIgnacio Zuloaga Celestina, 1906. Foto: Archivo Fotográfico Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía © Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017
  • mas infoIgnacio Zuloaga Víspera de la corrida, 1898. Foto: Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique, Bruselas © Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017Zuloaga exposiciónIgnacio Zuloaga Víspera de la corrida, 1898. Foto: Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique, Bruselas © Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017
Ignacio Zuloaga
Retrato de la condesa Mathieu de Noailles, 1913 Museo de Bellas Artes de Bilbao
Inv. 82/50
Foto: © Bilboko Arte Ederren Museoa-Museo Ignacio Zuloaga Celestina, 1906. Foto: Archivo Fotográfico Museo Nacional Centro de
Arte Reina Sofía
© Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017Ignacio Zuloaga
Víspera de la corrida, 1898. Foto: Musées royaux des Beaux-Arts de Belgique,
Bruselas
© Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017

Zuloaga retrata a una mujer cosmopolita

Zuloaga representa a la mujer según el carácter y el ambiente que desea transmitir, un concepto que no está limitado por un período o una época, una mujer que tiene que ver con el mundo cosmopolita en el que vive

Madrid, oct (2017).-  Zuloaga otorga la misma dignidad a las mujeres, “ya esté realizando un retrato por encargo en el que la protagonista desea presentarse como una española, sin serlo, que a una mujer de la alta burguesía  e incluso que a su mujer”, señala Leyre Bozal comisaria de la exposición “Zuloaga en el París de la Belle Époque, 1889-1914”, compuesta por más de 90 obras de Zuloaga y de otros artistas como Pablo Picasso, Henri de Toulouse-Lautrec, Giovanni Boldini, Jacques-Émile Blanche, Auguste Rodin o Émile Bernard.

Zuloaga exposición

Ignacio Zuloaga
Mujer de Alcalá de Guadaíra, 1896 .Museo Ignacio Zuloaga. Castillo de Pedraza, Segovia
Foto: Album / Oronoz
© Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017

La mujer en la exposición de Zuloaga

Leyre Bozal Chamorro y Pablo Jiménez Burillo son los comisarios de la exposición en la Fundación Mapfre que intenta ofrecer una nueva visión del pintor, cuya obra, que en gran parte se desarrolla en el París de cambio de siglo, crece en prestigio y fama en la ciudad del Sena.

Su pintura se encuentra en ese momento “en perfecta sintonía con el mundo moderno en el que se inscribe y excede los límites de la historiografía tradicional del arte”, dice.

En sus años parisinos abundan las mujeres encorsetadas con elegantes bolsos y pañuelos, tocados y sombreros

Una obra convencionalmente ligada a la generación del 98 y por lo tanto a la conocida como “España negra” en la que la mujer de la época aparece retratada con detalle y profusión en ese mundo cosmopolita en el que se mueve el pintor.

La comisaria Leyre Bozal explica que en sus años parisinos, en las pinturas de Zuloaga abundan las mujeres encorsetadas con elegantes bolsos y pañuelos, tocados y sombreros. “En algunas de las obras incluso acompaña a las parisienses un perrito, recreando a esa burguesía en alza que gusta de representarse en busca de reafirmar su estatus social”.

Parisienses (En St. Cloud, 1900) es un buen ejemplo de este nuevo gusto, añade la comisaria, una pintura en la que dos mujeres pasean por unos jardines. Tocadas ambas con sombrero y pañuelo anudado al cuello, una de ellas nos mira a la vez que sujeta un bolso baguette y unos guantes de piel, mientras que la otra parece mirar al estanque que queda más abajo y se acompaña de un manguito de piel para resguardarse del frío.

Zuloaga representa a la mujer de la época  con detalle y profusión en ese mundo cosmopolita en el que se mueve el pintor

El corsé en las siluetas

Pinturas y retratos en las que se recrea el París de aquella época, con siluetas muy “definidas por el corsé”, pero también se llenan de grandes mangas abullonadas y transparentes que dejan adivinar la piel de sus brazos, detalla la comisaria.

Zuloaga exposición

Ignacio Zuloaga
Retrato de Mlle. Valentine Dethomas, c.1895. Foto: Juantxo Egaña
© Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017

Anillos y cinturones sirven para aderezar manos y cinturas, mientras hacen algo tan habitual en los retratos de esta época como es leer una carta como sucede en el cuadro “La carta, 1898-1899”.

Cuando Zuloaga se centra en el retrato de sociedad, como es el caso del conocido Retrato de la Condesa Mathieu de Noailles, el corsé desaparece del torso y la cintura, un vestido vaporoso compuesto por gasas y tules rosas-malvas y anaranjados lo sustituye para acompaña la “pose allongée” que la condesa adopta sobre el diván. Las telas del vestido contrastan, además con la tela de raso verde profusamente representada, que lo cubre, indica Bozal.

Con mantón de Manila

La comisaria define al pintor guipuzcoano como un gran retratista que “vistió” a las damas parisinas, primero, y después a las americanas, “con mantón y traje español”, una manera demostrar el gusto francés por lo “exótico”, “reflejo de cómo se veía nuestro país, que en el fin de siglo, estaba de moda”. Y Bozal pone como el Retrato de Mademoiselle Breval, de busto, 1909 o el de Doña Rosita Gutiérrez, c. 1914-1915.

Zuloaga exposición

Ignacio Zuloaga
Parisienses (en St. Cloud), 1900Foto: © San Telmo Museoa. Donostia
© Ignacio Zuloaga, VEGAP, Madrid, 2017

Pero casi en las mismas fechas, también realiza otros retratos femeninos eminentemente modernos como el ya citado Retrato de la Condesa Mathieu de Noailles, El retrato de Doña Adela Quintana Moreno o el Retrato de Madame Malinowska (La Rusa), 1912, “de una modernidad que parece adelantar el tipo de retrato que se harán en los años veinte y treinta. Con la llamada vuelta al orden”.

La exposición nos descubre una dualidad en la representación de la mujer. “Por un lado presenta mujeres modernas que parecen surcar la noche, tal es el caso de El retrato de Doña Adela Quintana Moreno y al mismo tiempo y, sobre todo, coincidiendo con su vuelta a España, dibuja un mundo más austero y anclado en la tradición de los trajes regionales como ocurre por ejemplo en Mujeres de Sepúlveda”, apunta la comisaria.

En esta última obra las mujeres actúan como símbolo y su vestimenta “tiene mucho más que ver con las bretonas” que también pintan Gauguin o Emile Bernard en Pont Aven. “Unas representaciones vinculadas a la búsqueda de un mundo más puro, la búsqueda de una identidad, la francesa en un caso, la española en el otro, y la búsqueda de las raíces de los pueblos no contaminados por la civilización industrial”, dice.

Maestría en los colores

Si bien Zuloaga suele utilizar una paleta sombría, en esta exposición se puede contemplar “cómo utiliza con maestría los colores”. Rojos en los vestidos, las carnaciones blancas para los rostros –que contrastan a su vez con esos rojos-, los amarillos para las faldas, cuyas telas y rasos “parecen emitir sonido, con mientras las mujeres andan”.

Los sombreros, tan importantes en el vestuario femenino, aparecen con detalles de flores, con faisanes, plumas y velos; Zuloaga tampoco desdeña los escotes, mientras que anudados en la cabeza suelen ser tradición de las mujeres parisinas que pinta cuando en sus paseos por los jardines, por los boulevares.

Cuando representa a la mujer española, “normalmente a sus primas y familiares a los que utiliza como modelos”, suelen ir tocadas con peineta y mantilla, emulando a los pintores de la tradición española y en concreto a Francisco de Goya y sus majas, desvela Boza.

La muestra podrá visitarse hasta el 7 de enero de 2018 en la Sala de Exposiciones Recoletos (Paseo de Recoletos, 23)de la fundacón Mapfre. EFE

Tagged with: ,
Posted in Tendencias

Efe Estilo en Twitter
EFEverdeEFEagroEFEempresasbanner_EFEtur300x125